Desarrollan un posible tratamiento contra el cáncer gracias a la bioimpresión 3D

Redacción
Miércoles, 05 Agosto 2020
Desarrollan un posible tratamiento contra el cáncer gracias a la bioimpresión 3D - impresoras 3D

En Japón, un equipo de investigadores de la Universidad de Nagoya ha desarrollado piezas bioimpresas en 3D a partir de gelatina de pescado, más específicamente parches de hidrogel que pueden implantarse en pacientes con cáncer. Los medicamentos estarían contenidos en este parche bioimpreso en 3D y se liberarían a tiempo según las necesidades del paciente. Una innovación interesante para el sector médico que podría beneficiarse de la bioimpresión para combatir el cáncer de manera más efectiva. Los tratamientos contra el cáncer como la doxorrubicina (DOX) a menudo muestran efectos cardiotóxicos graves e irreversibles cuando se aplican de forma natural. Es por eso que se administran en cápsulas lipídicas biocompatibles llamadas liposomas. En lugar de diseñar este tipo de contenedor, los investigadores prefirieron desarrollar parches bioimpresos en 3D, a priori igual de efectivos.

La fabricación aditiva se usa cada vez más en la lucha contra el cáncer porque permite adaptar el tratamiento a cada paciente, atendiéndolos de manera mucho más eficiente. Obviamente no es una solución milagrosa en sí misma, pero puede ayudar a mejorar ciertos procesos. Pensamos, por ejemplo, en este equipo de investigadores que lograron bioimprimir células tumorales para estudiar el cáncer asociado y ver cómo se puede vencer. Parece que los investigadores japoneses en nuestro caso están interesados ​​en todos los tipos de cáncer, la idea es administrar una sustancia farmacológica de manera más eficiente y esto, a través de la bioimpresión.

Entonces imprimieron en 3D el parche en una bioimpresora de extrusión a partir de un polímero semisintético que contiene gelatina de pescado. La elección de este material puede parecer extraña al principio, pero resulta que es relativamente asequible en términos de precio, y no contradice ninguna creencia personal o religiosa. Dentro de este parche, los investigadores han integrado doxorrubicina que se puede liberar en la sangre del paciente. El equipo explica que probaron varias formas de parches: una especie de anillo, un cilindro y una superficie de rejilla.

Después de varias pruebas, parece que es la superficie de la rejilla la que permite una mejor liberación de doxorrubicina, y el efecto sería más prolongado. Además, los investigadores descubrieron que podían controlar las tasas de liberación a través del lado fotosensible del parche. De hecho, al variar el tiempo de exposición a los rayos UV, pueden aumentar o disminuir la velocidad de liberación. Uno de los investigadores explica: “A medida que aumenta el tiempo de exposición a los rayos UV, la tasa de liberación disminuye y la liberación total de DOX se limita a un porcentaje menor”. Puedes encontrar más información sobre el estudio y los resultados obtenidos AQUÍ.

Categoría: Impresoras 3D
Aplicación: Medicina, Tecnología