Una impresora 3D, posible causante de la muerte de una pareja y de sus mascotas

Redacción
Lunes, 30 Enero 2017
Una impresora 3D, posible causante de la muerte de una pareja y de sus mascotas

Una emanación o fuga de gases tóxicos, incluyendo monóxido de carbono, procedente de una impresora 3D dejada en funcionamiento probablemente durante la noche y en un ambiente sin ventilación ha podido ser la causante de la muerte de una pareja norteamericana de graduados del Instituto Tecnológico de Massachussets y naturales de la ciudad de San Francisco, Roger (35 años de edad) y Valerie Morash (32 años), así como de los dos gatos que la pareja tenía como mascotas, según las primeras conclusiones de los investigadores de que se han hecho eco la cadena CBS local y el Daily Mail.

Los cuerpos de la joven pareja, residentes en Berkeley, fueron encontrados por un amigo que iba de visita a su residencia en Deakin Street, lugar donde habían vivido durante siete años.

El funeral se celebró el pasado viernes, el mismo día que las autoridades forenses revelaron la causa del fatídico suceso. Una alarmante cantidad de monóxido de carbono que podrían ser provenientes de una impresora 3D. La máquina, de tipo estereolitografía (SLA),  usa un láser para solidificar resinas fotocurables y emite gases en este proceso, incluyendo monóxido de carbono.

Amigos y conocidos presentes en el velorio describieron a la pareja como talentosos, humildes y honestos, y calificaron el caso como una terrible pérdida.

Agentes de la Policía, avisados por el amigo, acudieron a la casa y comprobaron que ni la pareja ni sus gatos respondían a ningún estímulo: nada pudieron hacer por ellos.

Los vecinos fueron evacuado mientras actuaban operarios de la compañía eléctrica y de una empresa experta en sustancias peligrosas, para evitar posibles males mayores.

Por los primeros indicios no se podía determinar bien la causa de las muertes e incluso de si se trataba de un asesinato. Sin embargo, el posterior análisis forense de los cuerpos estableció el envenamiento por monóxido de carbono, posiblemente procedente de la impresora 3D como causante del terrible suceso.

En este caso, la máquina no estaba conectado a ningún sistema de ventilación externo, por lo que los gases se fueron acumulando en el interior de la vivienda sin que sus propietarios se percataran de tal circunstancia y encontraron lo que técnicamente ha sido denominado como "una muerte dulce" por intoxicación de monóxido de carbono, en que las víctimas caen en un profundo sopor del que son incapaces de despertar.

La noticia de la muerte se extendió rápidamente por Berkeley y amigos y vecinos de la pareja abrieron una cuenta en GoFundMe para ayudar a sufragar el viaje a los familiares que acudieron al entierro y los gastos del mismo.

Los expertos recomiendan a los usuarios que lean muy detenidamente el manual de instrucciones de la impresora 3D antes de utilizarla y mejor aún, que consideren la conveniencia de recurrir a un profesional para que la instale en su hogar u oficina, y a los fabricantes, que adviertan claramente tanto en el manual como en pegatinas externas en la máquina sobre las precauciones en la utilización de una impresora 3D.

Véase al respecto el siguiente informe publicado en Environmental Science & Technology:

http://pubs.acs.org/doi/pdf/10.1021/acs.est.5b04983

Aplicación: Tecnología