Informe Minsait sobre Madurez Digital

Sección: Impresoras 3D

 La digitalización es uno de los más importantes motores de crecimiento de la economía española. Tanto es así que desde 2015 se ha convertido en responsable de hasta un 30% de su crecimiento. Esta es una de las principales conclusiones del Informe sobre Madurez Digital 2018 elaborado por Minsait, una compañía de Indra.

Aunque España ha perdido algunos años en los que la digitalización podría haber contribuido a mejorar el valor añadido de su economía: de haber mantenido el ritmo de crecimiento de la UE-15, el valor acumulado de los efectos de la digitalización en España entre 1996 y 2017 ascendería a 310.364 millones de euros (equivalente al 30,7% del PIB), frente a los 57.841 millones (el 5,7% del PIB) realmente alcanzados.

Se trata de uno de los análisis más exhaustivos y completos jamás realizados sobre el impacto económico de la transformación digital en España y la gran referencia como termómetro de la madurez digital. El informe ha sido liderado por Minsait, que desde su liderazgo y visión experta en transformación digital, apunta cual es el camino a seguir para que la digitalización consolide su papel a la hora de generar riqueza en un país por medio de la aportación de crecimiento al PIB y la creación de nuevos empleos. “La economía española será capaz de obtener los máximos beneficios de la digitalización en la medida en que el capital tradicional sea reemplazado por el tecnológico, el capital humano siga optimizándose y se mantenga  la inversión en I+D”, señala el informe, que también destaca la importancia de que, a diferencia de lo que sucedió en los años previos a la crisis, los sectores más productivos tiendan a aumentar su peso en el conjunto de la economía, en detrimento de las ramas menos eficientes.

De igual modo, este estudio analiza cómo las empresas españolas se han preparado y adaptado al proceso de digitalización concluyendo que, en lo referido a visión y estrategia, la mayoría cuentan con una idea clara acerca del papel que las tecnologías digitales van a desempeñar en su futuro. En concreto, el 45% de las empresas ha concretado el programa que debe guiar la transformación, definiendo objetivos, responsables, hitos y métricas. Sin embargo, sólo el 14% de las grandes corporaciones apuesta ya por impulsar la innovación y abrir espacio para la disrupción.

En el terreno de organización, Minsait destaca que en el 74% de las grandes corporaciones españolas la dirección lidera el cambio con el ejemplo diario, mientras que en el 54% ya se han definido claramente los roles de liderazgo. El 41% dedica recursos (humanos y económicos) expresamente a la transformación digital. Y sobre el talento, el informe concluye que el 24% de las empresas ha asimilado el cambio cultural y el 38% ya cuenta con mecanismos de incentivos, formación y comunicación necesarios para integrar el cambio en su organización. De igual modo, el 35% declara contar con niveles altos de apoyo al emprendimiento interno, fomento de la cultura colaborativa y sustitución de estructuras verticales por horizontales. Sin embargo, en cuanto a sistemas, el 66% de las empresas considera sus sistemas core no están suficientemente preparados para integrarse en la transformación digital.

“El talón de Aquiles de la digitalización de las corporaciones españolas se encuentra en la innovación y creación de nuevos modelos de negocio” dado que se descuida la búsqueda de nuevas fuentes de crecimiento e incluso la disrupción de los mercados. Para la compañía de Indra, las empresas españolas deben aprovechar las ventajas de la tecnología para aumentar la oferta basada en productos conectados la contextualización y la personalización.

No obstante, el informe Minsait, que se ha llevado a cabo realizando un análisis teórico sobre el impacto macroeconómico de la digitalización junto a investigadores de la Universidad Carlos III y entrevistas con altos directivos de 70 corporaciones, también examina los avances logrados por las empresas españolas en digitalización en la cadena de valor. En lo que respecta a clientes, muestran un conocimiento alto del mercado (63%), del cliente (53%) y de su experiencia en todos los puntos de interacción, aunque la experiencia omnicanal está aún poco extendida (17%). Y destaca que un propósito común de las corporaciones es dedicar más recursos a la mejora continua de la experiencia y a la adaptación de la propuesta de valor, así como a la digitalización del punto de venta, de la fuerza de ventas y del contact center.

En lo referente a operaciones, las empresas ya cuentan con un nivel alto de automatización en la gestión y operación de las infraestructuras. Y en el terreno de la ciberseguridad, el informe señala que la mitad de estas ya se consideran plenamente preparadas para responder a un posible ciberataque. Y añade que, en el futuro, el 90% contará con un departamento de ciberseguridad dotado con un presupuesto específico. La figura del CISO ya está instaurada en dos tercios de las organizaciones y el 62% desarrolla estrategias de riesgos digitales.

Las empresas españolas deben ajustar su capacidad de ejecución a la volatilidad de la demanda y la rapidez de los avances tecnológicos.

  Explorar alianzas estratégicas para afrontar la urgencia de adquirir capacidades específicas escasas en el mercado.

  Explotar todo el potencial del dato.

  Abrirse con otros players, colaborando y uniendo fuerzas para sumar capacidades.

  Contemplar a los nativos digitales no como una amenaza sino como una referencia con los que es posible explorar acuerdos de colaboración.

  Lograr que las estructuras construidas hacia afuera y de forma ágil para responder a los retos planteados por la digitalización (por ejemplo, el canal digital) se integren y coordinen con la estructura interna de las organizaciones.

  Además, Minsait recomienda seguir apostando por las tecnologías digitales ya que, dado su impacto económico, son el camino para alcanzar un desarrollo empresarial pleno. También advierte de la importancia de poner especial énfasis en la transformación profunda del legacy, tanto en sistemas como en personal, y la idoneidad de aumentar el nivel de ambición. No hay que limitarse a digitalizar un negocio sino que hay que aspirar a crear negocios futuros implementados sobre la base de las nuevas tecnologías.

*El informe se puede consultar en el siguiente enlace:

https://www.minsait.com/es/whats-new/insights/informe-minsait-sobre-la-madurez-digital-en-espana

Etiquetado como: