From Improved Diagnostics to Presurgical Planning: High-Resolution Functionally Graded Multimaterial 3D Printing of Biomedical Tomographic Data Sets (... impresión 3D multimaterial de alta resolución funcional de conjuntos de datos tomográficos biomédicos

Sección: Impresoras 3D

La impresión 3D ha ofrecido grandes alternativas para el sector de la salud, sobre todo en lo que se refiere a las prótesis biomédicas. A pesar de que las resonancias magnéticas y las tomografías representan el mejor método de exploración y diagnóstico de enfermedades, lo cierto es que la impresión en 3D podría mejorar la manera en que los médicos y científicos estudian ciertos órganos del cuerpo humano.

Eso es precisamente lo que han logrado los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), en colaboración con la Universidad de Harvard, quienes han creado una forma rápida y sencilla de imprimir modelos de cerebros humanos del tamaño de la palma de la mano.

A pesar de que la impresión 3D de un cerebro humano es un hito previamente alcanzado, utilizando datos de resonancias magnéticas y tomografías, estos resultados carecen de precisión en relación a algunas zonas específicas del cerebro.

Steven Keating, investigador del MIT, y autor principal del estudio, tomó la iniciativa de imprimir un modelo en 3D del cerebro humano cuando decidió examinar su propio cerebro luego de ser diagnosticado de un tumor cancerígeno del tamaño de una pelota de béisbol que fue extirpado posteriormente.

Esta nueva tecnología, creada por el propio Keating, se basa en la impresión en 3D con mapas de bits difuminados, un formato de archivo digital donde cada píxel de una imagen dispuesta en escala de grises se convierte en una serie de píxeles en blanco y negro, siendo la densidad del negro lo que define los tonos de gris en vez de que los píxeles modifiquen su color.

El resultado obtenido fue un modelo en 3D del cerebro de Keating que conservó todos los datos recopilados por la resonancia magnética, mostrando una resolución equivalente a lo que podemos ver a una distancia de aproximadamente 20 centímetros.

Los investigadores esperan que esta tecnología se utilice en hospitales para exámenes de rutina, estudios o diagnósticos, lo que reduciría el tiempo y los gastos que implican los métodos actuales.

El trabajo se puede consultar en el siguiente enlace:

https://www.liebertpub.com/doi/10.1089/3dp.2017.0140

Etiquetado como: