Empresas que cambian el mundo

Sección: Impresoras 3D

La Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana recopila en el libro 'Empresas que cambian el mundo' los desafíos y tendencias que afrotan las empresas españolas desde el prisma de sus investigadores y expertos, a medio camino entre el laboratorio y el mercado y con una sensibilidad especial hacia las pymes, según informa El Mundo.

Artículos señalando la necesidad de que la investigación y la innovación salgan de universidades y centros públicos para adentrarse en el mundo de la empresa hay muchos. Informes de grandes consultoras sobre las grandes tendencias vinculadas al mundo de la tecnología, también. Sin embargo, escasean los ejemplos claros de colaboración entre centros tecnológicos y pymes industriales que han logrado con éxito lanzar productos novedosos al mercado y que, además, se atreven a determinar juntos las tendencias y tecnologías que marcarán el devenir de la sociedad en múltiples áreas.

Innovación pegada al suelo, al lado de quienes quieren crear cosas nuevas pero necesitan aliados estratégicos porque no pueden permitirse un departamento de I+D+i propio. De eso va 'Empresas que cambian el mundo', el último libro publicado por REDIT, la red de centros tecnológicos de la Comunidad Valenciana, y redactado por el equipo de INNOVADORES, en el que se desgranan los grandes desafíos tecnológicos explicados por expertos e investigadores a medio camino entre el laboratorio y el mercado y con una sensibilidad especial hacia el mundo de las pymes. Estas son algunas de las claves:

MUNDO HIPERCONECTADO

El universo del todo conectado es un futurible cada vez más cercano. Y aunque todavía quedan retos importantes por resolver como la ciberseguridad o la necesidad de adaptar el sistema productivo para satisfacer las necesidades de los clientes en tiempo real, la conectividad cambiará radicalmente la relación con el cliente, que asume en muchos casos el rol de partner en el proceso de cocreación mientras que la empresa se convierte en un ecosistema de relaciones en red. Además, la compañía deberá disponer de un negocio robusto y bien definido. A partir de ahí, el resto de su actividad serán sucesivas capas de Inteligencia Artificial. La velocidad de adopción de estos avances desempeñará un papel clave.

MOVILIDAD Y TRANSPORTE

La movilidad será mucho más que el movimiento de vehículos; será un derecho y pondrá a las personas en el centro. Los sistemas integrarán la información del entorno en un transporte dotado de inteligencia y cada vez menos dependiente de los combustibles fósiles. Los coches serán autónomos y tendrán una capacidad de computación similar a la de un ordenador. En el debe: la descarbobnización y el fomento de modos más sostenibles de movimiento. Los nuevos materiales, la Inteligencia Artificial y el Internet de las Cosas son las tecnologías que con más fuerza impactarán al sector.

FABRICACIÓN AVANZADA

En 2014 la industria representaba el 15,3% del PIB europeo. Para 2020, debe representar el 20%. Y el aliado clave en este cambio será la Industria 4.0. Fabricación aditiva, robotización o Big Data son el nuevo utillaje de las máquinas inteligentes. Con todas estas tecnologías, la democratización de la industria nunca ha estado tan cerca. Las desorbitadas inversiones en maquinaria industrial empiezan a sustituirse por modelos as a service, por lo que la competencia ya no está en el precio, sino en las ideas y el talento; y España está pañales. ¿Qué falta? Formación y apoyo público.

NUEVOS MATERIALES

Los materiales se reconvierten para avanzar hacia un mundo más sostenible, inteligente y con aplicaciones industriales de alto valor añadido. Gracias a la nanotecnología, la fabricación aditiva o la electrónica impresa se han abierto las puertas al desarrollo de nuevos materiales inimaginables que pueden ser la solución a grandes desafíos de la sociedad como la sostenibilidad y la economía circular o el ecodiseño. Así, los materiales inteligentes son ya una realidad: con la introducción de la electrónica impresa ya se está consiguiendo que el propio material actúe como sensor. Mientras, el grafeno sigue intentando superar el hype tecnológico: el reto es asentar los conocimientos y comprender sus propiedades.

MEDIO AMBIENTE Y ENERGÍA

La fecha límite es el año 2050. Para entonces, las emisiones contaminantes en Europa tendrán que haber caído un 80%. Un ambicioso objetivo que será una realidad gracias a la economía circular, las biorrefinerías y las redes inteligentes de energía. El éxito dependerá de la combinación de tecnologías y los procesos de gestión inteligentes. La geotermia, la biomasa y las Smart Girds serán la clave para encontrar una solución que no vendrá de un único habilitador, sino de un sistema multifuente.

HÁBITAT INTELIGENTE

El hogar conectado empieza a abrirse paso y aunque la tecnología necesaria ya está disponible, el gran reto reside en casarla con la demanda real de los consumidores. La casa del futuro será más intuitiva y la sensorización será la llave que abra el hogar inteligente, que estará siempre disponible en nuestro smartphone. Los muebles perderán importancia como objetos físicos frente a la funcionalidad. Garantizar la ciberseguridad y la privacidad, establecer estándares que permitan a los distintos dispositivos hablar entre sí y procurar la sostenibilidad de la vivienda serán los grandes desafíos.

SALUD Y MEDICINA DE PRECISIÓN

La medicina del tú está cada vez más cerca: el tratamiento correcto, en el momento adecuado, a la persona exacta. La base para el cambio es la digitalización de los datos para mejorar no sólo la eficacia del tratamiento, sino también reducir problemas y efectos secundarios. El reto es conocer la información genética, metabólica y celular del individuo y completarla con los datos de dispositivos móviles. Todo esto será gracias al Big Data, la Inteligencia Artificial, la mejora de la imagen médica, la impresión 3D y los progresos en la secuenciación genética.

ENVEJECIMIENTO ACTIVO

En 2020, el 30% de la población de la UE será mayor de 65 años. Este gran desafío social impacta también a la industria y a los proveedores de servicios sociosanitarios. Se acaba el rol pasivo de los mayores, que ahora saben lo que quieren y buscan experiencias de consumo y productos que faciliten la autonomía. El futuro apunta a un diseño neutro, la personalización, y la alimentación funcional. El envejecimiento global será tan severo que necesitaremos a todos los humanos y robots que seamos capaces de crear y estos alcanzarán una masa crítica suficiente, ya no casos puntuales, lo que abrirá nuevos modelos de negocio.

LA ALIMENTACIÓN DEL FUTURO

El envejecimiento de la población, junto con su aumento, también impactará en la alimentación. Para responder a estas demandas, en 2050, la producción mundial de alimentos tendrá que duplicar a la actual. Tecnologías como CRISPR jugarán un papel clave, posibilitan las modificaciones dirigidas de genes o la introducción de propiedades nuevas en las plantas sin rastro de ingeniería genética. Mientras, los bancos de semillas nos ayudarán a conservar nuestro actual patrimonio vegetal. La electrónica comestible también llegará. El verdadero reto será aprovechar residuos para valorizarlos y, además, llegar a producir una alimentación 100% personalizada.

Etiquetado como: