Abogacía Futura 2020: áreas de negocio emergentes

Sección: Impresoras 3D

El Informe ” Abogacía Futura 2020: áreas de negocio emergentes” recoge las tendencias tecnológicas y los últimos avances que son sin duda el gran nicho de mercado de la Abogacía del futuro, e identifica las necesidades de estas realidades, así como adelantarse a ellas, puede ser clave para el futuro de la profesión.

Por esta razón, el Consejo General de la Abogacía encargó a la consultora BrainTrust un análisis sobre el impacto de éstas en los servicios legales, para lo cual se recogieron las principales tendencias tecnológicas de innovación a partir de la información recogida en los principales centros tecnológicos profesionales y educativos, además de las menciones en medios de divulgación especializados, y se identificaron 6 grandes áreas de innovación: Inteligencia Artificial, Blockchain, Impresión 3D, Objetos conectados, Innovaciones médicas y Realidad virtual y aumentada.

Tras seleccionar y analizar campos tecnológicos y aplicaciones de éstos con un impacto previsiblemente importante sobre la sociedad en general y sobre el sector jurídico en particular, se estableció un mapa global de indicadores para priorizar las aplicaciones en relación al impacto que podrán tener sobre los servicios jurídicos y legales, de manera que se pueda decidir y proponer acciones a corto y medio plazo para adaptar el ejercicio de la Abogacía a los cambios venideros

Para entender y analizar las aplicaciones de las tecnologías estudiadas, el estudio utilizó 4 indicadores:

IMPACTO EN LA ABOGACÍA: Evaluar el impacto de las innovaciones sobre la práctica de la Abogacía. Cuanto mayor el impacto de la aplicación evaluada, más disruptiva puede ser, tanto en la forma de practicar el oficio (tecnología de acceso a la información, para el seguimiento, automatización de tareas…), como en los cambios del panorama de oportunidades que pueda provocar (necesidades de nueva reglamentación, potencial jurisprudencia, nuevos casos de “protección requeridos”, volumen de público impactado…).

NECESIDAD DE REGULACIÓN: Este indicador puntúa la previsión de necesidades de nuevas regulaciones por la aplicación tecnológica. El aspecto regulatorio se estima en función de los ámbitos de la vida pública y privada que se ven afectados por la aplicación tecnológica en cuestión. Cuanto más críticos estos aspectos más regulación se espera, siendo por ejemplo la privacidad o la salud dos de los ámbitos más importantes en éste aspecto. Por otra parte se consideraron características intrínsecas de las aplicaciones tecnológicas para determinar posibles usos fuera de la regulación existente.

ACCESIBILIDAD POR LOS ABOGADOS/DESPACHOS: Este indicador tiene como objetivo tanto la utilidad como la presencia o no de barreras de acceso para la mayoría de los abogados y abogadas, especialmente para los que trabajan despachos pequeños y medianos. Una aplicación de un campo tecnológico tendrá una accesibilidad alta si se prevé un alto uso por los abogados y si presenta factores de adopción favorables, como puede ser una complejidad de manejo baja, o unos precios de adquisición o por uso relativamente bajos. En cambio, una aplicación se podrá considerar poco accesible si se le considera poco potencial de uso para los despachos de abogados o si puede suponer una inversión elevada o una curva de aprendizaje importante, ya que además, en general, se considera bajo el nivel de manejo digital “medio” de los abogados.

NIVEL DE MADUREZ: El nivel de madurez pretende indicar el nivel de desarrollo y de adopción de la aplicación tecnológica en cuestión. En este indicador se consideran la cantidad de soluciones y de empresas basadas en esta tecnología. Por otra parte, entra en juego el volumen de usuarios potenciales a los cuales están dirigidos este conjunto de empresas y soluciones. De esta forma una aplicación tendrá un nivel de madurez elevado si existen aplicaciones comercializadas destinadas al público de consumo. Por el contrario, tendrá un nivel bajo si solo se encuentra en fases de desarrollo o en etapas tempranas de desarrollo de negocio.

Áreas de interés por grado de implicación

El análisis de centró en 4 áreas que agrupan las aplicaciones tecnológicas por nivel de prioridad y de posibilidad de desarrollo en el futuro de la profesión.

APLICAR

Se identifican innovaciones tecnológicas con aplicación directa en la abogacía, que o bien no requieren de regulación o es relativamente ligera. Podrán tener un impacto en la sociedad que requiera de alguna forma actividad jurídica y/o legal, o bien apoyar a los despachos en el desarrollo de su actividad.

Las aplicaciones tecnológicas consideradas son: Smart Contracts; Chatbots; Patrimonio digital; Innovaciones para diagnóstico; Innovaciones para tratamiento; Wearables; Smart Home.

IMPULSAR

En esta área encontramos innovaciones que van a tener un alto impacto tanto en la abogacía como en el la sociedad en general, y por ello será necesario adaptar las leyes, así como una adaptación de la Abogacía para aprovechar las oportunidades que surjan de su uso y, por otra parte, ayudar la adaptación de sociedad a los cambios que supongan.

Las aplicaciones tecnológicas consideradas son: Inteligencia Artificial en el sector jurídico; Smart City; Robots; Producción individualizada; Sistemas de control global; Registros y certificaciones y Coche autónomo.

VIGILAR

Con las innovaciones tecnológicas identificadas en esta área, la abogacía deberá jugar un papel de acompañamiento. Deberá utilizar su posición privilegiada con las instituciones para fomentar una adaptación de la legislación a favor de los ciudadanos.

Las aplicaciones tecnológicas consideradas son: Identidad digital; Medicina y el súper-humano; Realidad virtual y aumentada para el consumo y Medicina y envejecimiento.

OBSERVAR

El impacto de estas innovaciones tecnológicas será presumiblemente bajo para la abogacía. Tampoco implicarán una adaptación de las leyes. Sin embargo será preciso mantener un ojo atento sobre las evoluciones. No es imposible que cambios importantes en el desarrollo puedan suponer impactos mayores.

Las aplicaciones tecnológicas consideradas son: Impresión 3d y producción distribuida; Realidad virtual y aumentada para las industrias; Impresión médica; Impresión 3D a gran escala; Criptomonedas; Vehículo conectado y Realidad virtual y aumentada en medicina

Acciones propuestas para sacar el mejor partido

Una vez analizadas las aplicaciones que pueden suponer un reto de futuro para la profesión, se proponen una serie de acciones que permitan a la Abogacía adaptarse a las nuevas tecnologías para sacar el mejor partido de ellas y desarrollar nuevas oportunidades de negocio tanto para la Abogacía Institucional como para los despachos de abogados, posicionando también al Consejo General de la Abogacía Española como referente tecnológico e innovador en la práctica jurídica y legal. En este sentido, se propone:

DESARROLLO DE CONTENIDO INFORMATIVO

Esta acción permitiría al consejo seguir asentando su papel de guía y referente en el mundo de la Abogacía, y proporciona la oportunidad de presentar una imagen innovadora al aprovechar plataformas y formatos digitales. Los canales de difusión propuestos son: videos, infografías y conferencias o ponencias

FORMACIÓN A LOS ABOGADOS

Es importante que las abogadas y los abogados tengan un mayor conocimiento y entendimiento tanto de las tecnologías como de su potencial impacto para adaptarse a las necesidades de los ciudadanos y a los “cambios del mercado”. Por ello, el análisis sugiere tres canales de formación aprovechando las tecnologías modernas para diversificar las maneras de impartir los contenidos: e-learning, presencial y sinergias con la Universidad.

DESARROLLO DE BUENAS PRÁCTICAS

Estudiar y definir buenas prácticas relativas a cada una de las tecnologías que van a impactar en el panorama jurídico-legal. En este caso, se propone aunar las visiones de las nuevas generaciones de abogados y abogadas, más propensas a adoptar las nuevas tecnologías, y las visiones de los abogados y abogadas con más experiencia y más recorrido dentro de la profesión.

Otros ejemplos serían aconsejar a usuarios en tema de ejecución y aplicación de Smart Contracts; la defensa de los usuarios frente al mal uso de la información recabada por cualquier sistema que funcione con datos personales (con Wearables, Smart Home, Smart city, Coche conectado, Robots…); o el asesoramiento de las empresas que desarrollen sistemas que impliquen una interacción física con los usuarios (sistemas de realidad aumentada, robots…), concretamente mediante advertencias sobre los peligros que pueden suponer estos usos.

SEGUIMIENTO DE LAS INNOVACIONES

Conocer la información sobre innovaciones para favorecer la adaptación del oficio de la abogacía a los nuevos tiempos es una ventaja que es necesario mantener en el tiempo mediante el desarrollo de una política de seguimiento y observación del panorama tecnológico internacional y español. El objetivo es aportar una actualización del estado de los últimos avances y propiciar una reflexión sobre los impactos de estas novedades. Para ello, se plantean tres ejes de actividad: actualización permanente sobre las aplicaciones existentes, alertas sobre nuevas aplicaciones y colaboración para la promoción de espacios de reflexión sobre las evoluciones de las mismas.

Etiquetado como: