¿Es posible la impresión en 3D de medicamentos?

Redacción
Martes, 10 Marzo 2020
¿Es posible la impresión en 3D de medicamentos? - impresoras 3D

Investigadores del University College London (UCL), sede de la startup FabRx, han descubierto algunas limitaciones al imprimir los medicamentos en 3D. Utilizando un proceso de estereolitografía para producir una pólipo, se dieron cuenta de que ciertas sustancias, en este caso amlodipino, utilizadas para prevenir las anginas, no podían liberarse durante la impresión. Esto supone una primera limitación real para la impresión de medicamentos en 3D. A su vez, otras futuras pruebas permitirán a los investigadores comprender qué tipos de medicamentos pueden imprimirse en 3D o no.

La compañía FabRx es un spin-off de UCL que tiene el objetivo de diseñar medicamentos  en 3D a medida a través de la fabricación aditiva. Es capaz de ofrecer una dosis y forma personalizadas, adaptadas al paciente, más rápidamente. Desde su creación, ha probado varias tecnologías como FDM para diseñar medicamentos para niños, o como la estereolitografía, un proceso que ha demostrado ser más eficiente que la extrusión. Esto permitiría la creación de una pastilla que contenga varias sustancias farmacológicas diferentes. Hasta ahora, los investigadores han estado muy satisfechos con su investigación, mostrando a la industria farmacéutica el potencial de las tecnologías de fabricación aditiva.

 

Las limitaciones de la fabricación aditiva de fármacos

Recientemente, el profesor Gaisford y su equipo encontraron dificultades en la impresión 3D de algunas sustancias a pesar de que la píldora se estaba formando correctamente. Analizando el tratamiento de la hipertensión arterial, el equipo diseñó una pastilla que contenía cuatro sustancias: amlodipino, atenolol, irbesartán e hidroclorotiazida. Una vez que se completó la impresión 3D, se dieron cuenta de que un medicamento era indetectable: el amlodipino. Según los investigadores, el amlodipino permaneció atrapado en la matriz polimérica y no pudo liberarse. Se cree que esto se debe a una reacción entre la sustancia farmacológica y los monómeros fotorreactivos. Los investigadores dicen que ocurrió una reacción denominada “de Michael”, una reacción que crea enlaces carbono-carbono. Por tanto, parece que no todas las drogas son compatibles con la impresión 3D de resina.

 

Los investigadores concluyen: “Esta investigación demuestra la importancia de una cuidadosa selección de resinas fotocurables para la fabricación de píldoras orales cargadas de fármacos, mediante la utilización de la impresión 3D. También destaca los posibles desafíos de seguridad para la adopción exitosa del proceso de SLA para el desarrollo de plataformas de entrega de medicamentos en el campo farmacéutico”. Por ello, este descubrimiento debería permitir a los investigadores avanzar en su trabajo y ser aún más meticulosos en su elección de materiales y tecnologías 3D.

Puedes encontrar el estudio completo AQUÍ.

Categoría: Impresoras 3D
Aplicación: Medicina, Tecnología