Impresión 3D de repuestos de última milla

Redacción
Martes, 30 Abril 2019
Impresión 3D de repuestos de última milla - impresoras 3D

El Comité Ejecutivo de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), reunido en su sede en Sevilla, ha aprobado dos nuevos proyectos empresariales de I+D+i ejecutados por Biomedal y CT Ingenieros y relacionados con biotecnología e impresión 3D (fabricación aditiva), respectivamente, que movilizarán una inversión privada total de 847.871,64 euros en innovación.

Los nuevos proyectos aprobados recibirán más de 339.000 euros en incentivos de CTA. Más del 16% del presupuesto incentivable de los proyectos se subcontrata a 1 grupo de investigación de la Universidad de Sevilla. Estas iniciativas se ejecutarán en la provincia de Sevilla y pertenecen a los sectores Biotecnológico y Aeroespacial – Procesos Productivos.

CTA es una fundación privada con más de 160 empresas miembros y más de 13 años de experiencia, impulsada en su origen por la Junta de Andalucía, con gestión privada y dedicada al fomento de la I+D+i regional y la transferencia de tecnología.

CTA ayuda a las empresas a planificar una estrategia de innovación, desde la identificación de sus necesidades de I+D+i a la formulación de los proyectos para resolverlas o la búsqueda de socios y la financiación necesaria para llevarlos a cabo. Además, ha desplegado una serie de servicios para ayudar a empresas, universidades, centros tecnológicos, Administración y otras entidades a transformar en riqueza y negocio los resultados conseguidos.

Uno de los dos proyectos aprobados es FARUM, Estudio de viabilidad técnica fabricación aditiva para repuestos de última milla. CT Ingenieros A.A.I. de Andalucía.

Según un estudio de ZF Friedrichshafen sobre el impacto de la impresión 3D en la logística, esta tecnología  libera a la producción de la necesidad de estar in situ en la ‘ubicación de la fábrica’, ya que se acerca más al cliente final. En este caso, existen varios escenarios posibles: los minoristas podrían hacerse cargo de la producción de productos trasladándola a tiendas equipadas con impresoras 3D. Los proveedores de logística también podrían hacerse cargo ellos mismos del proceso de producción imprimiendo las mercancías pedidas en sus propias instalaciones. En ambos casos, las distancias de transporte se reducirían drásticamente y los costes de almacenamiento se reducirían.

Especialmente en el caso de las piezas de recambio, la impresión en 3D ofrece un gran potencial, ya que las piezas ya no tienen que almacenarse en grandes almacenes. En su lugar, se pueden producir muy cerca del cliente en un proceso aditivo rápido y eficiente. Además, los fabricantes de equipos ya no tendrían que mantener existencias de piezas de repuesto. Cada parte podría construirse sobre la base de los datos informáticos disponibles. Sin embargo, en el caso de que no se concedieran licencias para la impresión de piezas a los minoristas locales, la logística seguiría ocupándose de las rutas de transporte.

Otra opción sería que los clientes imprimieran ellos mismos los productos deseados, desde la comodidad de sus hogares. Esto acabaría sustituyendo incluso a la llamada última milla. Sin embargo, este escenario sigue siendo el más alejado de la realidad, ya que las impresoras domésticas tienen capacidades de rendimiento limitadas y no pueden competir con equipos especializados en aplicaciones industriales. Por lo tanto, sigue siendo dudoso que la tecnología vaya a gozar alguna vez de ventas generalizadas. En la actualidad, sólo la impresión de piezas de recambio pequeñas parece realista, por ejemplo como componentes de muebles o grandes electrodomésticos.

El proceso de producción seguirá dependiendo de la rentabilidad. Los componentes fabricados con aditiva son una alternativa asequible para pequeñas cantidades. Sin embargo, en el caso de grandes cantidades, los métodos de producción tradicionales siguen siendo inferiores a los de la impresión y, por lo tanto, siguen siendo un objeto de logística.

 

Etiquetado como: CTA, repuestos, última milla
Aplicación: Tecnología
País: España