Periodistas fabrican armas mediante impresión 3D y muestran las brechas que hay en la ley francesa

Redacción
Martes, 05 Febrero 2019
Periodistas fabrican armas mediante impresión 3D y muestran las brechas que hay en la ley francesa - impresoras 3D

¿Fabricar una pistola de plástico que funcione de verdad con una impresora 3D? Parece un juego, pero el sitio FranceInfo ha demostrado que es algo serio: es posible fabricar y usar un arma impresa en tres dimensiones en Francia. La cuestión es si eso es legal o no.

"El objeto parece un juguete de niño, o incluso un accesorio de una película de ciencia ficción. Sin embargo, el arma que FranceInfo había fabricado con una impresora 3D fue capaz de disparar una bala de verdad y de acertar en un blanco ", relata  el portal, que acompaña de un vídeo que muestra cada etapa de esta fabricación.

El primer paso fue encontrar un modelo para imprimir. La investigación, en internet, duró pocos minutos. "Elegimos producir un Liberator, la primera arma de este tipo, proyectada por Cody Wilson, que fue creada en 2013. Nuestra elección recayó sobre la pistola compuesta de 15 piezas, porque es fácil de montar para novatos".

Después, tendrían que encontrar una manera de imprimir el arma. La compra de una impresora 3D se mostró extremadamente cara, y los reporteros entonces decidieron imprimir con profesionales, ya que estos servicios son numerosos en París.

"Entramos en contacto con cerca de 30 profesionales, por e-mail o en plataformas especializadas, asumiendo un nombre falso", cuentan los periodistas que participaron en este experimento.

Después de que los archivos de Liberator se transmitieron en línea por Internet, muchos de estos profesionales  rechazaron el pedido de impresión tridimensional: "Hola, dado el archivo recibido, no voy a imprimir este elemento porque parece un arma", escribió uno de ellos.

Otro respondió: "De acuerdo con la ley francesa, está prohibido poseer un arma de fuego, [nuestra empresa] se reserva el derecho de rechazar una solicitud contraria al orden público o a la moral".

Sin embargo, los periodistas hallaron dos profesionales que aceptaron realizar el servicio. Uno entregó las piezas que componen la pistola en mano, pero dijo no haber percibido lo que contenía en el archivo (las piezas vinieron separadas). El otro las entregó por correo.

A los periodistas le tocó juntar las piezas de plástico y montar las pistolas, que, para su sorpresa, funcionaron de verdad, cuando fueron probadas en un ambiente seguro.

Aunque las 15 piezas impresas en 3D que componen la pistola son de plástico, fue necesario usar tornillos de metal para el montaje. Sería, por lo tanto, muy arriesgado pasar por un aeropuerto con un arma impresa en 3D sin accionar una alarma o identificación por rayos X. Además, la munición necesaria para un disparo sería rápidamente detectada. Porque si el arma parece de juguete, la munición es muy real.

Cada arma puede disparar sólo un tiro y luego se inutiliza. Pero este tiro puede herir y hasta matar. Y existe el riesgo de que el arma se dispare accidentalmente en la mano de quien la lleve.

La ley francesa no permite la compra ni el porte de armas, pero el vídeo que acompaña el reportaje muestra entrevistas con profesionales del derecho contando que, en este caso, hay brechas en la ley, porque las armas fueron fabricadas "manualmente" y no poseen número de arma, por lo que tampoco pueden rastrearse.

El Ministerio del Interior francés (que se ocupa de la Seguridad), sin embargo, mostró que no es así: ellos están atentos a esta posibilidad, tanto que uno de los periodistas que participó en el experimento fue rastreado y tuvo que prestar testimonio ante la policía.

"Nuestro objetivo no era crear una guía para los entusiastas de armas de fuego impresas en 3D, sino verificar si había motivo para preocuparse por la existencia de esas nuevas armas desde un punto de vista técnico y legal", dicen los periodistas de FranceInfo.

Por ahora, en Francia ningún arma impresa en 3D ha dado lugar a consecuencias legales, a diferencia de Japón o Estados Unidos. En el Reino Unido, una ley que prohíbe la impresión de armas en 3D entró en vigor en 2013. En Francia sólo hay un proyecto de ley, aún no votado, que dispone sobre esta prohibición.

* Más información, en el siguiente enlace:

https://www.msn.com/fr-fr/video/regarder/enquete-franceinfo-ill%C3%A9gale-intra%C3%A7able-et-facile-%C3%A0-produire-on-a-fait-fabriquer-une-arme-imprim%C3%A9e-en-3d-et-on-a-tir%C3%A9-avec/vi-BBT1XvZ

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categoría: Impresoras 3D
Aplicación: Tecnología