La Orquesta Sinfónica de Ottawa confió a la impresión 3D la exploración de los límites musicales

Redacción
Martes, 06 Noviembre 2018
La Orquesta Sinfónica de Ottawa confió a la impresión 3D la exploración de los límites musicales - impresoras 3D

El descubrimiento de aleaciones metálicas permitió a los antiguos creadores de música ampliar las posibilidades de los aerófonos de cuerno y madera. La Revolución industrial introdujo nuevos materiales y procesos de fabricación que ayudaron a rediseñar instrumentos como el piano, trompeta y los instrumentos de viento de madera para que pudieran tocar más notas, más rápidamente  y más alto.

Y a medida que estas capacidades para dar forma al sonido han crecido y cambiado, también lo ha hecho la capacidad de expresión musical de los compositores. La pieza '3D StringTheory' explora cómo las nuevas tecnologías de hoy, como la impresión 3D, pueden expandir aún más los límites musicales.

Para explorar las nuevas posibilidades creativas que la tecnología ofrece a la música, la Orquesta Sinfónica de Ottawa encargó al fabricante de violines de Ottawa Charline Dequincey, al diseñador de Creadditive Laurent Lacombe y al Centro de Tecnología Industrial de Winnipeg que creeran instrumentos de cuerda originales impresos en 3D.

El compositor Harry Stafylakis ha escritio una pieza musical original inspirada en estos nuevos sonidos. La presentación del producto final de estos esfuerzos colectivos, una presentación en vivo de la pieza de Stafylakis, con los nuevos instrumentos impresos en 3D y con la Orquesta Sinfónica de Ottawa,  tuvo lugar el 4 de noviembre de 2018 en el Salón Jean Pigott del Ayuntamiento de la ciudad canadiense, tal como publicó imprimalia3D.

Ahora, un músico de la orquesta ha revelado más detalles sobre esta iniciativa. La pasada primavera, Canada Makes y la Orquesta Sinfónica de Ottawa convocaron la pasada primavera un concurso de alcance nacional para mejorar o diseñar un instrumento musical optimizado ergonómicamente que aproveche la potencia de la impresión 3D (metal o polímero) para su fabricación. El concurso, abierto a todos los residentes canadienses, fue patrocinado por Marina Kun, presidenta de KUN Shoulder Rests Inc y la fabricación, por Precision ADM y Axis Prototype Inc. El premio para el proyecto ganador estaba dotado con 36.500 dólares. 

El diseñador debía tener en cuenta que el coste total del instrumento tenía que ser financieramente viable, teniendo en cuenta el presupuesto de fabricación de $ 5,000 y el presupuesto de ajuste de $ 5,000.

El ganador del concurso fue Robert Hatter por su diseño de un clarinete. Entre los finalistas quedaron los diseñadores de una ocarina y de un violín.

Hatter empezó a estudiar piano, y cuando ingresó en la escuela secundaria aprendió a tocar el clarinete. Mientras practicaba con este instrumento sufrió dolor en los músculos del pulgar y en la muñeca. Ello fue debido al metal que sobresalía del área del pulgar cuando tocaba un clarinete normal.

Actualmente es estudiante de doctorado en Ingeniería Biomédica en la Universidad de Ottawa y se percató de que la música que estudió cuando niño le podía servir de gran ayuda. Le sirvió de inspiración para el diseño e impresión 3D de un clarinete, con el que ganó el concurso.

El instrumento está hecho de PVC y ácido poliláctico y es más estrecho y ligero que el clarinete tradicional. También incluye un reposabrazos que soporta el peso del instrumento sin afectar al sonido. También se puede usar la boquilla existente. Dos orificios equilibran el tono.

Otro de los instrumentos que resultó elegido finalista es una ocarina diseñada por el ingeniero mecánico Jared Kozib. Era el único canadiense que había trabajado en un centro médico con la fabricación aditiva.ñ También había trabajado en la industria aeroespacial para fabricar piezas para satélites. Jared intentó diseñar una guitarra que estuviera lista una semana antes del final del plazo, pero pensó que no iba a tener tiempo suficiente y se decantó por una ocarina al recordar la que había comprado tres años antes.

Su ocarina impresa en 3D está hecha con una espiral revolucionaria que permite al músico reproducir un sonido entre semitonos con el que se logra una expresión más creativa y rica. La posición de las muñecas, los codos y los brazos también es más cómoda que en la ocarina tradicional.

En cuanto al violín finalista en el concurso, fue diseñado por Víctor Martínez, con experiencia en Fiat, Alfa Romeo y Audi después de recibir su maestría en Italia y especializarse en diseño industrial en la Universidad de México. Luego fundó su propia firma de consultoría de diseño en este país, la cual resultó afectada por la crisis económica que estalló en 2008. Actualmente da clases sobre diseño en una universidad canadiense.

Le atrajo la música clásica después de escuchar un concierto para violín de Vivaldi hace 20 años. Esa fue la razón por la que se decantó por este instrumento para el concurso. En su opinión, la placa de madera o de metal rígido no es ergonómica. El usa plástico flexible y cilindros y palancas para que el músico obtenga una posición más cómoda.

 

 

Categoría: Impresoras 3D
Aplicación: Arte y cultura