Brasil recuperará parte del legado incendiado gracias a la impresión 3D

Redacción
Viernes, 28 Septiembre 2018
Brasil recuperará parte del legado incendiado gracias a la impresión 3D - impresoras 3D

Las investigaciones de Jorge Lopes, investigador brasileño experto en diseño e impresión 3D, podrán contribuir a recuperar una parte, aunque sea pequeña, del contenido del Museo Nacional de Río de Janeiro, que recientemente quedó prácticamente destruido como consecuencia de un pavoroso incendio.

Desde hace más de 15 años, este profesor del Instituto Nacional de Tecnología (INT) y la Pontificia Universidad Católica (PUC) trabaja junto a un grupo de científicos del museo en la construcción de un archivo digital y de réplicas tridimensionales de algunas de las piezas más emblemáticas de la colección, buena parte arrasada por las llamas.

Su labor siempre estuvo destinada a brindar apoyo a geólogos, paleontólogos, antropólogos y otros profesionales para diversos análisis científicos, pero la tragedia del museo, uno de los más célebres de América Latina, pudo haber dado un nuevo sentido y mayor importancia a su trabajo.

Cerca de 300 piezas, entre ellas algunas de las más emblemáticas de la colección, fueron escaneadas en los últimos años por el equipo al cual pertenece, y ahora los archivos podrán ser utilizados para generar réplicas perfectas de algunas obras consumidas por el fuego.

La decisión de comenzar a crear copias para cuando el museo vuelva a levantarse quedará en manos de las autoridades de éste.

Según dijo Lopes, con el material almacenado digitalmente --parte del archivo también se perdió en el incendio-- podrían hacerse “muy buenas replicas, con los mismos colores, superficies y estructuras” de varias piezas originales.

Las obras más destacadas de la cultura egipcia, el cráneo de Luzia --el más antiguo hallado en América--, la urna de Marajoara --una célebre cerámica precolombina de la Amazonia--, colecciones grecorromanas e importantes piezas del área de paleontología están digitalmente guardadas.

Las autoridades del museo dijeron que casi 90% de la colección pudo haber sido destruido por el gigantesco incendio. El edificio, de pasado imperial y de más de 200 años, conservó la fachada y su estructura interna, pero por dentro imágenes aéreas han mostrado montones de escombros y cenizas.

El uso de los archivos digitales podrá ser aprovechado más allá de la generación de réplicas de obras destinadas a una nueva exhibición. Según explicó Lopes, en caso de que sean encontrados fragmentos o piezas de originales debajo de los escombros, la construcción de réplicas podría ser de vital ayuda para asistir en la reconstrucción de ejemplares originales.

Visita de la Unesco

 

La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) calcula que la restauración del Museo Nacional de Río de Janeiro, que perdió el 90 por ciento de sus fondos a causa de un incendio, durará unos diez años, informaron fuentes oficiales.

"Es un trabajo de muchos años. No existe en este momento ninguna solución mágica que permita reconstruir el museo en unos meses. Tenemos un largo trabajo de identificación de los escombros, muchos de los cuales son fragmentos de artículos del museo", afirmó la representante de la Unesco en Brasil, Marlova Jovchelovitch Noletov en una rueda de prensa.

De acuerdo con Jovchelovitch Noletov, la rehabilitación será un trabajo gradual que se llevará a cabo en varias etapas porque también hay que tener en cuenta "la reconstrucción del edificio histórico en sí, que también demanda tiempo".

Consideró que, a medida que se adelanten los trabajos, el museo podrá abrir sus puertas al público de forma paulatina y por etapas.

La representante de la Unesco en Brasil habló con los medios acompañada de los miembros de la misión de emergencia de esa organización, encabezada por la italiana Cristina Menegazzi, quien dijo que el acervo puede recuperarse con donaciones de otros museos y el uso de tecnologías avanzadas, como impresiones 3D.

La misión de emergencia, de la que también forman parte el consultor del Centro Internacional de Estudios para la Conservación y Restauración de Bienes culturales, José Luiz Pedersoli Junior, y dos especialistas de la ciudad alemana de Colonia, ha estado en Brasil hasta el 23 de septiembre.

Durante ese tiempo realizó varias visitas técnicas al museo a fin de garantizar la estabilidad estructural del edificio y ayudar en las labores de recuperación de objetos de la colección y de elementos arquitectónicos que se encuentran entre los escombros.

Asimismo, visitó otros seis edificios que conservan la memoria histórica, como el Archivo Nacional y la Biblioteca Nacional.

El Museo Nacional de Río de Janeiro, el más antiguo e importante de Brasil, perdió prácticamente todo su acervo histórico, científico y cultural tras ser consumido por las llamas hace varias  semanas.

Construido por decisión del rey Juan VI de Portugal e inaugurado el 6 de junio de 1818, el Museo Nacional fue el escenario escogido por la princesa Leopoldina, mujer del emperador Pedro I, para firmar la declaración de independencia de Brasil en 1822 y también acogió la primera Asamblea Constituyente tras el fin del imperio.

Entre sus fondos figuraban valiosos documentos y piezas únicas, como el esqueleto de Luzia, los restos humanos más antiguos descubiertos en Suramérica, que databan de hace unos 12.000 años y cuyo destino por el momento se ignora.

Según la Unesco, los trabajos de recuperación se apoyan actualmente en tres fuentes de recursos: el Fondo de Emergencia de esa agencia de la ONU creado en 2015, la aportación del Ministerio de Educación de 10 millones de reales (unos 2,40 millones de dólares) para los esfuerzos iniciales de mantenimiento del edificio del museo y las donaciones de otros países.

 

Aplicación: Arte y cultura
País: Brasil