Armas impresas en 3D: de la autorización a la persecución

Redacción
Viernes, 17 Agosto 2018
Armas impresas en 3D: de la autorización a la persecución - impresoras 3D

El fiscal general de EE.UU, Jeff Sessions, ha asegurado que perseguirá la producción y posesión de armas de fuego hechas con impresoras 3D, por ser ilegales, en apoyo al bloqueo temporal de la publicación de manuales para crearlas.

"Garantizaremos que los individuos que violan la ley haciendo armas de fuego de plástico y convirtiéndolas en indetectables serán perseguidos", explicó Sessions, un día después de que el propio Departamento de Justicia pidiera formalmente al juez federal que tomó la decisión que levante el bloqueo impuesto.

En este sentido, el máximo responsable de Justicia señaló que "la violación de esta ley es castigable con hasta cinco años de prisión" y expresó que "esas armas presentan un riesgo significativo para la seguridad pública", razón por la que empleará "todas las armas disponibles para aplicar esa prohibición".

"Trabajaremos con autoridades federales, estatales y locales para identificar cualquier posible caso para ser investigado", continuó el secretario de Justicia, que se opuso así a unas prácticas apoyadas por su propio Gobierno.

Por un lado, Sessions aseguró que perseguirá estos comportamientos, mientras que, por otro, su departamento registró un documento para poner fin al bloqueo temporal sobre estas prácticas "ilegales" dictado por un tribunal nacional.

El 31 de julio, un juez federal del estado de Washington bloqueó la difusión de estas instrucciones en páginas webs, lo que estaba previsto para el día siguiente una vez el Ejecutivo del presidente Donald Trump había alcanzado un acuerdo para permitirlo con una compañía que llevaba años batallando para desarrollar este negocio.

En medio de la controversia, el mismo 31 de julio, Trump consideró que "no tiene mucho sentido" que poder imprimir armas 3D en casa estuviera a punto de convertirse en realidad, a pesar de haber sido su propia Administración la que lo había permitido.

"Estoy viendo el tema de las armas de plástico 3D que se venden al público. Ya he hablado con la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), ¡no parece tener mucho sentido!", expresó Trump en Twitter, sin dar más detalles.

Posteriormente, el pasado 10 de agosto, una plataforma de 22 fiscales estatales de EE.UU. enviaron una carta al secretario de Estado, Mike Pompeo, y a Sessions pidiéndoles que "actúen de inmediato" contra estas publicaciones. 

Por otra parte, la senadora Dianne Feinstein ha pedido a las principales compañías de Internet y redes sociales a nivel mundial, entre ellas Twitter, Google, Microsoft y Facebook, que retiren de sus plataformas los archivos que puedan utilizarse para imprimir armas 3D.

La senadora del estado de California ha remitido su solicitud a través de cartas dirigidas a los CEO de Twitter, Facebook, Microsoft, Craiglist, Google, Reddit y Yahoo, como ha compartido Feinstein desde la web del Senado de Estados Unidos.

En la misiva dirigida al CEO de Twitter, Jack Dorsey, la parlamentaria del Partido Demócrata ha solicitado que su compañía "tome medidas inmediatas para bloquear o limitar el acceso a materiales para imprimir armas 3D disponibles en línea".

A raíz de la reciente sentencia de un juez federal que permitía la libre difusión de armas 3D, la compañía Defense Distributed anunció que publicaría en Internet planos de armas de fuego que es posible construir mediante impresoras 3D.

Estas reproducciones se comparten a través de archivos para herramientas de diseño asistido por ordenador (CAD, por sus siglas en inglés), que pueden compartirse a través de las Web y las redes sociales y encontrarse en los buscadores de Internet.

Feinstein ha denunciado que la publicación de estos archivos hace posible que "cualquier persona disponga de armas letales que son irrastreables e indetectables" y los riesgos derivados de ello, y ha puesto de manifiesto que las plataformas disponen de términos de uso que les permiten retirar los planos de las armas 3D.

La senadora ha enviado también una carta similar a Facebook, aunque la red social de Mark Zuckerberg se comprometió la pasada semana a eliminar los archivos de armas 3D, apuntando precisamente a que estos violaban sus términos de uso.

Facebook, la mayor red social del mundo, avisó el pasado jueves que no permitirá sitios donde se compartan diseños para crear armas con impresoras 3D. “Compartir las instrucciones sobre cómo imprimir armas de fuego usando impresoras 3D no está permitido según las Normas de la Comunidad. En línea con nuestras políticas, estamos eliminando este contenido de Facebook”, argumentó un portavoz de la compañía.

Según el New York Post, la compañía está bloqueando los links de codeisfreespeech.com compartidos en sus redes, incluidas Facebook e Instagram. Y es que esta página web permite descargar diseños de piezas de armas como el rifle AR-15 o una pistola Beretta.

Esta decisión por parte del gigante tecnológico llega después que un juez de Seattle ordenara bloquear una publicación en línea de diseños de armas de fuego para ser imprimidas en 3D. Además, según cnet.com, 19 fiscales generales, citando preocupaciones por la seguridad pública, han pedido al Departamento de Estado y a Defense Distributed, la organización que se encuentra detrás de estos diseños de armas de fuego, que resuelvan la demanda que permitió la distribución de los planos.

Sin embargo, estos diseños han estado disponibles durante años. Según las descargas de defcad.com, la página web donde Defense Distributed sube los planos, los diseños se han bajado más de 20.000 veces.

Otra de las normas de la comunidad de Facebook prohíbe “comprar, vender, regalar, intercambiar y transferir armas de fuego, incluidas partes o municiones de armas de fuego” entre los usuarios. Sin embargo, han sido muchos los usuarios que han criticado esta decisión y las plataformas que albergan estos diseños no han dudado en pedir a la red social que retire esta restricción.

 

 

 

Etiquetado como: armas, pistolas
Aplicación: Tecnología