Restauración de la gran pagoda de Kew con la ayuda de la impresión 3D

Redacción
Domingo, 19 Agosto 2018
Restauración de la gran pagoda de Kew con la ayuda de la impresión 3D - impresoras 3D

La compañía 3D Systems ha demostrado la eficacia de su tecnología de fabricación aditiva al traer de vuelta a la vida a dragones de 250 años de antigüedad. El fabricante estadounidense de impresoras 3D  ha anunciado la colocación de 72  grandes dragones, producidos mediante impresión 3D,en  la gran Pagoda de Kew, en el Reino Unido.

Han sido la clave final para el proyecto de restauración llevado a cabo por la organización Historic Royal Palaces (HRP) de este conjunto histórico, inscrito en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO.

El Real Jardín Botánico de Kew cuenta con 120 hectáreas de superficie en el sudoeste de la capital británica y más de 700 empleados. Desde el siglo XVIII se han ido añadiendo estructuras, como la «Pagoda china», que data de 1761, o «La Casa de los Nenúfares'». En 1840 se ampliaron los jardines y han seguido aumentando hasta completar la actual extensión.

El Kew Temperate House es un invernadero victoriano de cristal que cerró para someterse a una modernización en la que se emplearon más de 5.280 litros de pintura, cantidad suficiente para cubrir cuatro campos de fútbol, y donde se reemplazaron 15.000 paneles de cristal.

El recinto alberga más de 10.000 plantas, ordenadas geográficamente, provenientes de climas templados de todo el mundo, con muestras extraordinarias de especímenes amenazados que podrán sobrevivir en el jardín de la capital británica.

La reforma ha costado 41 millones de libras (46,53 millones de euros) y también ha supuesto la reparación, limpieza y supresión de 69.000 elementos individuales de la estructura, según la información del Jardín Botánico.

La gran pagoda de Kew fue encargada en 1761, durante el reinado de Jorge III. En los años que siguieron a su inauguración, atrajo a multitudes que acudían a admirar sus espectacular detalles exóticos, incluyendo los dragones de madera pintados que adornaban las esquinas octagonales de cada piso. En el 1780, los dragones fueron retirados para efectuar reparaciones en el techo y nunca fueron repuestos. Aunque los rumores afirman que se utilizaron para el pago de las deudas de juego del rey, especialistas piensan que la madera simplemente se había descompuesto con el tiempo.

Cuando comenzó el proyecto, HRP tuvo que encontrar una manera de sustituir los grandes dragones que una vez habían decorado el edificio, pero a los que la historia había perdido la pista. HRP necesitaba una solución que replicara los dragones de forma auténtica y que fueran capaces de resistir el clima inglés, famoso por sus inclemencias. El equipo de fabricación  bajo demanda  de 3D Systems (con sede en High Wycombe, en el Reino Unido) ha hecho estos dragones ligeros y duraderos mediante el uso de un proceso de escaneado a CAD basado en Geomagic®, SLS (software de impresión 3D de sinterización selectiva por láser) y acabado de alta calidad. Estas tecnologías, combinadas con la experiencia del equipo de 3D Systems, demostrada durante las muchas horas que pasó en la ingeniería inicial y acabado final, aseguraron la viabilidad, eficacia y la rentabilidad de este enfoque.

"Fuimos a 3D Systems por su alto rendimiento, la exactitud de los detalles y excelentes acabados, esenciales para este proyecto," explica Craig Hatto, Director del proyecto Historic Royal Palaces. "La experiencia del equipo, la posibilidad de crear pequeñas estatuas de dragones y la sostenibilidad de los materiales de impresión 3D SLS son factores claves que hemos considerado para este proyecto".

Dar vida a estos dragones requirió una combinación única de investigación e ingeniería inversa por parte del equipo de producción  a demanda de 3D Systems para permitir  la producción digital rápida de piezas. 

El proyecto era digitalizar un dragón de madera tallado, con el scáner de brazo FARO  y el programa de ingeniería inversa Geomagic® Design X de 3D Systems. El uso de CAD dio lugar a soluciones técnicas innovadoras para los dragones, incluyendo elementos ocultos para facilitar su montaje en la pagoda, así como la realización de una estatua hueca, un  60% más ligera que la alternativa de madera.

La significativa reducción del peso que permite la impresión 3D reducirá las tensiones en este edificio histórico, contribuyendo así a su preservación para las generaciones futuras. El equipo de 3D Systems también ha utilizado datos CAD para la escala de los dragones, produciendo éstos en variada gama de tamaños desde 1,15 hasta 1,85 metros de altura.

Los dragones fueron impresos en máquinas SLS de 3D Systems con DuraForm® PA, una poliamida de material nylon 12 duradero, capaz de imitar la apariencia y textura de los dragones originales. Por su resolución y sus propiedades mecánicas, DuraForm PA es ideal para piezas complejas con paredes delgadas. En el caso de los dragones de Kew, estas características se ajustaban a la funcionalidad del sistema y a las necesidades estéticas de la restauración histórica. El acabado de los dragones por impresión 3D estaba garantizado por los técnicos cualificados de 3D Systems y artesanos pintaron a mano cada pieza.

Etiquetado como: Kew, pagoda, arte, restauración
Categoría: Impresoras 3D