Exoesqueleto impreso en 3D para pacientes con Párkinson

Redacción
Viernes, 27 Abril 2018
Exoesqueleto impreso en 3D para pacientes con Párkinson - impresoras 3D

Javier Rivera, egresado de la carrera de Mecatrónica en la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), con sede en Quito (Ecuador), ha trabajado en el diseño de un exoesqueleto que permite suprimir los temblores de la mano en pacientes de Párkinson.

Este dispositivo utiliza inteligencia artificial y diferenciará entre un movimiento voluntario y uno involuntario para poder inmovilizar la pronosupinación de la muñeca: "El objetivo con este dispositivo es poder ayudar a que las personas que sufren de esta enfermedad puedan mejorar su calidad de vida y realizar actividades cotidianas".

El Párkinson es una enfermedad producida por un proceso neurodegenerativo multisistémico que afecta al sistema nervioso central lo que provoca la aparición de síntomas motores y no motores, especialmente ‘temblores’ involuntarios de las extremidades y el resto del cuerpo.

La propuesta de Rivera es una órtesis que sirve como un inmovilizador activo de dichos movimientos involuntarios. El dispositivo funciona con un sensor de código abierto con ocho electrodos en un sistema inercial, que al momento está recopilando información para lograr obtener el algoritmo correcto: “La frecuencia de un temblor en reposo es de cuatro a seis hercios por lo que estamos tratando de validar esta información y fórmula”, comentó el joven ingeniero.

Para ello cuentan con el apoyo de un Neurólogo especialista en trastornos de movimiento y 15 pacientes con la condición, que permitirán afinar el sistema. En promedio, dispositivos similares pueden detener hasta en un 80% los temblores involuntarios.

La tecnología con la que trabaja Javier Rivera es de software libre con sistemas arduino, el cual utiliza inteligencia artificial (Deep learning), un conjunto de algoritmos de aprendizaje automático. Esto quiere decir que el dispositivo ‘aprenderá’ a reconocer y diferenciar entre un movimiento voluntario y uno involuntario para poder inmovilizar la pronosupinación de la muñeca.

La estructura está impresa en 3D en un biomaterial, pensado para evitar alergias o irritaciones. Una vez obtenida la versión final desea compartir los planos y tecnología de manera gratuita en el internet para “que todas las personas que necesiten puedan descargarlo e imprimir una versión propia”.

Para la segunda fase espera mejorar la estética del dispositivo, hacerlo más liviano y continuar afinando el algoritmo.

Etiquetado como: exoesqueleto
Aplicación: Medicina
País: Ecuador