Bugatti crea frenos de titanio mediante impresión 3D

Redacción
Miércoles, 24 Enero 2018
Bugatti crea frenos de titanio mediante impresión 3D - impresoras 3D

Bugatti ha presentado la que califica como la pinza de freno más grande de la industria del automóvil impresa en 3D. Actualmente, las pinzas de freno más grandes instaladas en un vehículo de producción son las de su modelo más rápido, el Bugatti Chiron, y son de aleación de aluminio.

En lugar de este material, la firma francesa ha utilizado el titanio para crear esta pieza, siendo el primer fabricante que pretende utilizar este material para las pinzas de freno. Además de ser la pinza de freno de automóvil más grande del mundo, esta pieza se ha convertido también, siempre según Bugatti, en el componente funcional de titanio más grande producido a través de la impresión 3D.

Específicamente, se trata de una pinza de freno de ocho pistones de titanio, que ofrece un mayor rendimiento que la aleación de aluminio. Este material se utiliza en la industria aeroespacial para los motores de cohetes y para componentes de las alas, entre otras cosas. 

Bugatti asegura que se puede llegar a aplicar una fuerza de hasta 1.220 Newtons a un milímetro cuadrado de este material sin llegar a romperlo y, además, es muy ligero. En este caso, la enorme pinza de freno, que mide 40 centímetros de largo, 21 de ancho y 13,7 de alto, solo pesa 2,9 kilos. La del Chiron, más pequeña, pesa casi el doble: 4,9 kilos.

Hace solo tres meses que surgió la idea de crear esta pinza de freno en Bugatti, teniendo siempre en mente la capacidad de encontrar una manera de conseguir desarrollar una pinza de titanio, que ofrece muchas ventajas sobre los otros materiales.

Una vez se pusieron en marcha, se asociaron con el Laser Zentrum Nord, un centro de investigación de Hamburgo, Alemania, para desarrollar la pieza mediante simulaciones y otras técnicas hasta, finalmente, imprimir el resultado final.

Para conseguir la pieza, se necesitaron 45 horas de impresión. Durante el proceso, cuatro láseres de 400 vatios derriten el titanio y, capa por capa, el material se enfria y adopta la forma deseada. Después de la capa final, el polvo de titanio se expone a temperaturas de más de 700 grados antes de enfriarse. Este proceso asegura la estabilidad dimensional de la pinza de freno. Después, se refinan las superficies de la pieza en un proceso de 11 horas.

A medida que el componente se empiece a poner a prueba, Bugatti espera encontrar la manera de completar el proceso de una manera más rápida, requisito importante a la hora de convertir la pieza en un elemento de producción. 

Etiquetado como: Freno, Bugatti, coche, automóvil, Automoción
Categoría: Impresoras 3D
Aplicación: Automoción