La impresión 3D, factor de cambio de la medicina

Redacción
Domingo, 03 Diciembre 2017
La impresión 3D, factor de cambio de la medicina - impresoras 3D

Las últimas décadas se han caracterizado por los grandes avances alcanzados en el mundo de la ciencia, propiciados en gran medida por la evolución tecnológica. Por ello, con el objetivo de poner de relieve cómo el futuro de la medicina y la tecnología están irremediablemente unidos, reconocidos expertos han intercambiado opiniones y experiencias a través de algunos ejemplos prácticos en el marco del Foro de Debate “La tecnología al servicio de la medicina y la sociedad” organizado por la Fundación Pfizer, acorde con la nueva etapa de la entidad en la que se marca como principal fin impulsar la ciencia, la tecnología e innovación y promover su acercamiento a la sociedad en beneficio de los pacientes.

“Medicina y tecnología han ido siempre de la mano y la aplicación de la tecnología en la medicina es imprescindible. Actualmente vivimos un auténtico torrencial de desarrollo tecnológico, pero lo cierto es que los avances tecnológicos se han trasladado a la medicina desde que ésta existe”, señala el Dr. José Obeso, director del Centro Integral de Neurociencias AC HM CINAC y participante en el Foro.

La tecnología 3D es un ejemplo práctico de esta interrelación en beneficio de la sociedad y los pacientes. “La navegación quirúrgica, la robótica o la impresión 3D son algunos ejemplos de desarrollos tecnológicos integrados en la actividad quirúrgica habitual de los principales centros hospitalarios de España”, señala el Dr. José Antonio Calvo, cirujano ortopédico del Hospital Gregorio Marañón.

Es más, la tecnología 3D tiene aplicaciones en todas las fases del proceso asistencial. “Sus aplicaciones no se limitan al abordaje diagnóstico y terapéutico, sino que suponen una herramienta comunicativa muy valiosa, tanto entre profesionales, como en la relación médico-paciente”, añade. Asimismo, destaca la ‘personalización’ del proceso que posibilitan las herramientas tecnológicas como la impresión 3D. Así, permiten conocer con mayor exactitud los casos que se van a tratar, e incluso diseñar guías quirúrgicas, implantes a medida o elementos desechables fabricados a partir de las imágenes preoperatorias.

De este modo es posible planificar abordajes o ensayar la intervención repitiendo con modelos impresos los mismos pasos que se van a realizar durante la operación. “Todo esto supone una mejora en la precisión y un importante ahorro de tiempo quirúrgico, disminuyendo el porcentaje de complicaciones peri-operatorias, con el consecuente valor socioeconómico que todo esto supone para un sistema sanitario”, destaca.

Hasta ahora la mayoría de este tipo de tecnologías conllevaba un alto coste económico para los centros hospitalarios. En este sentido, el Hospital Gregorio Marañón ha llevado a cabo un trabajo pionero colaborativo entre ingenieros y médicos en el que la tecnología de bajo coste se integra en la práctica clínica, y que refleja un cambio de paradigma, de modo que la impresión 3D de escritorio permita a los hospitales convertirse en productores.

En cuanto al futuro en este campo, se está avanzando mucho en protocolos de adquisición y reconstrucción de imagen médica, en métodos aditivos y materiales biocompatibles, como la propia impresión de tejidos, “que será en los próximos años una auténtica revolución”, apunta.

Etiquetado como: Fundación Pfizer, medicina
Aplicación: Medicina
País: España