Holanda no tiene el primer puente impreso en 3D del mundo, sino Alcobendas

Redacción
Jueves, 19 Octubre 2017
Holanda no tiene el primer puente impreso en 3D del mundo, sino Alcobendas - impresoras 3D

En Holanda se ha inaugurado lo que en el país se califica como el primer puente de hormigón del mundo realizado con una impresora 3D, el cual  estará reservado para los ciclistas en un primer momento.

Hubo aplausos cuando varios responsables locales que llevaban cascos y ropa de construcción cruzaban el puente en sus bicicletas en la ciudad de Gemert, en el sureste del país de los tulipanes.

“El puente no es muy grande, pero se hizo con una impresora lo que lo convierte en único“, explicó al canal de televisión NOS Theo Salet, de la Universidad Tecnológica de Eindhoven.

La impresión del puente, formado por unas 800 capas y compuesto por hormigón pretensado y reforzado, comenzó en junio de 2017, según la universidad.

“Una de las ventajas de imprimir un puente es que se necesita mucho menos hormigón que con la técnica convencional en la que se rellena un molde (…) Una impresora deposita el hormigón solamente donde se necesita“, escribe en su página web.

El puente, de ocho metros de longitud, conecta dos carreteras por encima de una acequia llena de agua.  Con la ayuda de la empresa constructora BAM Infra, fue sometido a pruebas para garantizar que podía soportar cargas de hasta dos toneladas.

Holanda está entre los países que, junto con Estados Unidos y China, están a la cabeza del uso de la tecnología de impresión 3D, recurriendo a ordenadores y a la robótica para construir objetos y estructuras sin utilizar mano de obra tradicional.

Una empresa emergente holandesa, MX3D, empezó a construir un puente de acero inoxidable, del que ya levantó casi un tercio. La compañía quiere terminar su impresión en marzo e instalarlo sobre un canal de Ámsterdam en junio de 2018.

Sin embargo, pese a todos estos avances y a la publicidad que de sus obras hacen los holandeses, el primer puente del mundo impreso en 3D se realizó en España, concretamente en Alcobendas, en diciembre de 2016, es decir, casi un año antes que la obra holandesa, como en su día informamos desde imprimalia3D.

El en verdad primer puente peatonal del mundo impreso en 3D y construido en hormigón según las técnicas de arquitectura orgánica y biomimética, que persiguen que los elementos construidos se asemejen a las formas de la naturaleza, promoviendo un ahorro de recursos y de energía, fue instalado en la localidad madrileña a finales del año pasado.

Hasta ese momento no existía ninguna aplicación de esta tecnología en el campo de la ingeniería civil, por lo que su apertura representó un "hito" para el sector de la construcción a nivel internacional, según expuso el Consistorio de la localidad en un comunicado.

La estructura, de doce metros de largo y casi dos de ancho, está ubicada en el parque de Castilla-La Mancha, donde los vecinos pueden cruzar por su espacio central.

El proyecto de ejecución del puente peatonal y la tecnología empleada para impresión 3D de las ocho piezas que conforman la pasarela fue diseñado por la empresa Acciona, mientras que el diseño arquitectónico del puente corrió a cargo del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC).

Desde el Ayuntamiento han hecho hincapié en las ventajas de la impresión en tres dimensiones a gran escala en hormigón, como la versatilidad para construir elementos estructurales con total libertad de formas, sin necesidad de moldes o encofrados; y la flexibilidad y capacidad de adaptación a cualquier forma.

También se han referido a la minimización de la cantidad de residuos por el reciclado de la materia prima durante la fabricación, y a la reducción de recursos y de energía necesaria para la realización de elementos constructivos de hormigón, entre otras cuestiones.

Como se ve, mensajes muy similares a los lanzados en Holanda respecto a las ventajas de la aplicación de la imprsión 3D a la construcción.

 

 

Etiquetado como: Puente, Holanda, Alcobendas