El Hospital Parc Taulí planifica una veintena de intervenciones quirúrgicas con la ayuda de modelos impresos en 3D

Redacción
Miércoles, 24 Mayo 2017
El Hospital Parc Taulí planifica una veintena de intervenciones quirúrgicas con la ayuda de modelos impresos en 3D - impresoras 3D

El Hospital Parc Taulí de Sabadell (Barcelona) es el primer centro catalán en incorporar una impresora 3D para mejorar la planificación quirúrgica con la reproducción de imágenes de los TAC en piezas 3D.

La nueva impresora ha sido presentada por el especialista del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología (COT) del Parc Taulí y líder de esta nueva línea de trabajo, el doctor Ferran Fillat.

El Servicio del COT adquirió el aparato hace unos meses gracias a una beca de investigación de la Sociedad Catalana de Cirugía Ortopédica y Traumatología y ya ha realizado cerca de 20 intervenciones quirúrgicas con el apoyo de la tecnología de impresión 3D.

El nuevo aparato permite reproducir a tamaño real y en 3D las imágenes médicas de tumores, fracturas o defectos óseos de un paciente, cosa que permite a los médicos tener en sus manos el problema y poder diseñar con mucha precisión las guías o prótesis a aplicar en cada caso.

Esta técnica previa a las operaciones permite reducir el tiempo de cada intervención, minimizando hasta 40 minutos operaciones de dos horas, mientras que también ahorra complicaciones a los pacientes, que pueden llegar a reducir su recuperación.

"No es lo mismo trabajar con una imagen de ordenador que con una reproducción real del problema físicamente en tus manos, cosa que permite que con esta impresión 3D se pueda ser más preciso y cuidadosos a la hora de hacer una intervención", ha explicado Fillat.

"El tiempo quirúrgico es muy caro y reducirlo es muy valioso, mientras que podemos operar mucho mejor y más rápido debido a que conocemos mejor el problema que afrontamos", ha firmado Fillat.

Asimismo, esta técnica reduce también los costes económicos debido a que la impresora tiene un precio de 2.000 euros y las bobinas de plástico que se utilizan para su impresión cuestan 20 euros y pueden reproducir hasta 40 casos, con un precio aproximado de 4 euros por pieza.

La implementación de esta impresora 3D se ha efectuado gracias a la colaboración de Joan Puig, estudiante de ingeniería de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) especializado con biomedicina, que ha adaptado el aparato a las necesidades del centro.

"El Parc Taulí ha implementado la ingeniería dentro del hospital y ahora se puede planificar mejor qué queremos hacer con un hueso y diseñar una guía que se adapte a la perfección al paciente porque disponemos de piezas reales", ha explicado Puig.

En una segunda fase, el Parc Taulí imprimirá en 3D material quirúrgico y en dos años se prevé poder empezar a imprimir directamente las primeras prótesis, mientras que más adelante, en una tercera fase, se espera poder diseñar prótesis con material biocompatible.

 

Aplicación: Medicina
País: España