Noticias

Un proustiano museo en Costa Rica con figuras impresas en 3D a tamaño natural

Redacción
Domingo, 26 Febrero 2017
Categoría: Impresoras 3D

La sala de “Historia de Costa Rica”, ubicada en el Museo Nacional, ha incorporado figuras escultóricas del tamaño de una persona y elaboradas con una impresora 3D.

Esta fue una de las novedades de la exposición “Historia de Costa Rica, siglos XVI-XXI”, en la cual destacan dos bailarines de la yegüita, un soldado de la guerra del 48 y otro del 56, un zapatero, un niño, una enfermera y la réplica exacta del Monumento Nacional.

Se tardó 650 horas en imprimir en 3D cada una de las figuras: un total de 33 piezas por escultura, que después fueron ensambladas de forma manual para darles forma y acabado.

Además, la elección de las personas para elaborar las figuras no fue hecha al azar: “cada uno de estos personajes fue escaneado a partir de una persona real, pero no modelos cualquiera, sino personas vinculadas al evento que están representando.

Por ejemplo, las esculturas de los bailarines de la yegüita son exactamente los mismos que se ven en la fotografía que está en la exhibición”, explicó la curadora Gabriela Villalobos.

Una de las esculturas es de la enfermera Sandra Hernández, quien está a poco de pensionarse como colaboradora de la Clínica Marcial Fallas, en Desamparados.

Junto a la de un niño, la estatua muestra el auge de la salud que experimentó el país entre las décadas de los 70 y los 80, por medio de las populares unidades sanitarias.

La impresión en 3D se realiza desde años atrás, pero éstas fueron las primeras iguras escultóricas 3D en tamaño real. “Nuestro taller nació hace tres años, como un emprendimiento paralelo al diseño de producto. Ya habíamos hecho personajes pequeños para artistas y eventos, pero no de tamaño natural. Cuando el Museo me contactó me di a la tarea de investigar y me di cuenta que en Costa Rica nadie lo había hecho aún..” explicó Tamara Hilje, ingeniera a cargo de la impresión de las esculturas.

Hilje también agregó que para esta nueva exhibición se pensó en utilizar tecnología novedosa, y  solventar un tema museográfico de forma sencilla, creativa y amigable con el ambiente, pues las esculturas están impresas en un material llamado PLA (ácido poliláctico), derivado del maíz y biodegradable.

El nuevo aposento se encuentra en el ala oeste del Museo, ubicado entre las avenidas central y segunda de San José y conocido como el antiguo cuartel Bellavista, pues albergó a las fuerzas armadas antes de la abolición del ejército, el 1° de diciembre de 1948.

Se trata de un área de 575 metros cuadrados que fue remodelada gracias a una inversión de ¢400 millones.

 

Etiquetado como:
Aplicación: