E-Nable ha entregado ya más de 1.500 prótesis de manos impresas en 3D

Redacción
Lunes, 03 Abril 2017

La Organización Mundial de la Salud estima que hay alrededor de 30 millones de personas en los países de bajos ingresos que necesitan prótesis de articulaciones, soportes de algún tipo u otros dispositivos que les permitan movilidad. Hoy, gracias a la impresión en 3D todo eso es fácil, rápido y barato de conseguir.

En este sentido, la ONG E-Nable  ya ha entregado más de 1.500 manos artificiales creadas mediante esta tecnología.

Se ha convertido en una de las áreas más gratificantes de la medicina. "Un paciente entra el lunes andando con muletas que le impiden llevar alguna cosa en las manos y el miércoles ya está caminando con una pierna nueva. El viernes deja la clínica con su vida totalmente transformada".

Y sin embargo, más de ocho de cada diez de esas personas que necesitan dispositivos de movilidad no los tienen. Hace falta mucho trabajo y mucha experiencia para fabricarlos de modo que encajen perfectamente y, según la hay una escasez de 40.000 especialistas en prótesis en los países pobres.

La impresión en 3D viene al rescate. Está revolucionando aspectos de la medicina desde que comenzó el siglo 21 d del mismo modo en que ha revolucionado tantas otras industrias, desde autos hasta ropa. ¿Cuál es su mayor ventaja? Construir objetos a medida en forma rápida y barata. Tal vez dicho así, esto no sorprenda demasiado pero para la medicina es revolucionario porque casi no hay sector donde los productos deban adaptarse a tanta cantidad y variedad de tamaños y formas que los seres humanos.

Los expertos han desarrollado piel impresa en 3D para quemados, stents para que respiren los bebés, partes para la reconstrucción facial de pacientes con cáncer e implantes ortopédicos para ancianos.

Esta tecnología en veloz desarrollo ya ha sacado más de 60 millones de protectores para audífonos, para que el aparato electrónico encaje perfectamente en la cavidad de la oreja y a diario producen miles de coronas dentales puentes a partir del escaneo digital de los dientes. Todo esto revoluciona completamente los métodos tradicionales de modelar con cera que se vienen usando desde hace siglos. Las cirugías de mandíbula y los reemplazos de rodilla se realizan ahora usando guías impresas en las máquinas.

Por eso la tecnología adquirió tanto interés para el área de las prótesis o partes humanas artificiales.

Se ha formado una comunidad llamada "Enabling the Future", también conocida como E-Nable, para desarrollar diseños que luego puedan imprimirse a escala y hacer así posible que los dispositivos están al alcance de mucha más gente. Liam Owen, al frente del proyecto, convenció a un fabricante de impresoras de donar dos máquinas que son las primeras en imprimir una mano en 3D .Owen publica los archivos en fuente abierta para que cualquiera pueda tener acceso a ellos. Eso significa permitir que otras personas también colaboren, usen y mejoren los diseños. La comunidad ya tiene 7.000 miembros en muchos países y tiene acceso a 2.000 impresoras que fabrican brazos y manos para quienes las necesitan.

Esta ONG fabrica prótesis de brazos con impresoras 3D para regalárselas a los niños que las necesitan.

La iniciativa, que toma el nombre de 'Helping hand', pretende hacer accesibles este tipo de prótesis a los niños. Frente a las prótesis de materiales tradicionales, que pueden costar entre 6.000 y 10.000 dólares, las manos producidas por la ONG son ofrecidas de forma gratuita a los niños.

Además, estas prótesis son perfectamente funcionales, ya que se articulan y permiten a los más pequeños realizar actividades como montar en bicicleta, lanzar una pelota o incluso nadar.    La fabricación de las prótesis corresponde a entidades que deciden colaborar de manera desinteresada con 'E-Nable', en especial centros educativos con acceso a impresoras 3D. En la web de la fundación es posible encontrar vídeos tutoriales que explican cómo fabricar y montar las prótesis.

E-Nable' dispone en su web de varios modelos de manos y brazos artificiales orientados a niños con diversas necesidades, desde sólo dedos hasta antebrazos completos. Los centros educativos pueden descargar desde su página los planos de las prótesis, que tardan menos de una semana en imprimirse, montarse y enviarse. El coste de fabricación es de apenas 20 dólares, según informa Cincinnati.com.

Desde el nacimiento de E-Nable, multitud de centros educativos se han adherido a la iniciativa 'Helping hand'. Un ejemplo de ello es 'E-Nable UC', en el campus de la Universidad de Cincinnati, en Estados Unidos. En 2015, un grupo de estudiantes de ingeniería biomédica se propuso comenzar a producir manos protésis económicas para los niños de la comunidad local, según recoge el citado medio local.

'E-Nable' colabora también con fundaciones de otros países, como la chilena 'Fundación Prótesis 3D'. En el país sudamericano, esta organización hacía pública la historia de Dominga, una niña que en octubre del año pasado recibía una nueva 'mano mágica'.
 

 

Etiquetado como: e-NABLE, E-Nabling, prótesis, mano
Categoría: Impresoras 3D
Aplicación: Discapacidad