La impresión 3D de réplicas del corazón incrementa la esperanza de vida en los enfermos con cardiopatías congénitas

Redacción
Domingo, 09 Abril 2017

La supervivencia de pacientes con cardiopatías congénitas ha aumentado respecto a los años 70 gracias a los avances tecnológicos, entre ellos la impresión 3D, que permite réplicas de corazones con un sistema que ofrece una planificación más precisa de las operaciones mediante biomodelos personalizados.

Especialistas del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla (España) han explicado  la utilidad de este método para las intervenciones quirúrgicas, lo que ha supuesto que si hace casi 50 años solo sobrevivía el 25 por ciento de los recién nacidos con cardiopatías vasculares, ahora hasta un 90 por ciento alcanza la edad adulta.

Las características únicas que tiene cada corazón, su tamaño, sus cavidades internas y la forma en que se conecta con los grandes vasos que le rodean aconsejan conocer las estructuras anatómicas de cada paciente para preparar y tratar una cardiopatía congénita, explican fuentes del hospital sevillano.

Gorka Gómez Ciriza, investigador colaborador del Grupo de Innovación Tecnológica del hospital Virgen del Rocío, trabaja desde hace cinco años con impresoras 3D para mejorar la planificación de estas operaciones.

"Cuanta más información previa se tenga sobre la forma del corazón del paciente, más sencillo será para el cirujano tener éxito en la operación y menores serán las posibilidades de complicaciones y riesgo", explica.

Estas réplicas en 3D se generan a partir de imágenes de TAC y resonancia magnética. Recrean la forma de los órganos y sirven al especialista para encontrar la manera más precisa de abordar la intervención previa a su realización en quirófano.

En 2013 se produjo un punto de inflexión en esta técnica, al activarse las impresiones con filamentos flexibles, lo que supuso una mejora tanto en los resultados como en la aplicación; en estas mejoras ha colaborado la empresa BQ, que el año pasado cedió al hospital una impresora Witbox 2 para realizar esta tarea.

"Esta innovación permitió empezar a trabajar con nuevas especialidades como la cardiopatía infantil, el área donde más impacto estamos desarrollando", señala Gorka Gómez.

En estos últimos años, añaden las fuentes del hospital, se han generado y distribuido modelos de corazones en varios hospitales españoles e internacionales; su flexibilidad ofrece más posibilidades a los cirujanos para explorar la anatomía y preparar la operación.

Desde que este proyecto de investigación se puso en marcha, los profesionales han asistido 40 cirugías de niños con cardiopatías congénitas severas de más de 10 hospitales del mundo.

El éxito de esta experiencia ha llevado a compartir sus logros con la comunidad científica, ya que se han realizado más de 10 publicaciones en revistas científicas nacionales e internacionales.

Aplicación: Medicina
País: España