Barry Callebaut desarrolla una impresora 3D de chocolate

Redacción
Jueves, 26 Enero 2017

La compañía franco-belga Barry Callebaut es uno de los productores  de cacao más grandes del mundo, con una producción media anual de 1,7 millones de toneladas. Fue creada en el año 1996 mediante la fusión de la empresa belga de chocolate Callebaut y la  francesa Cacao Barry. Actualmente tiene su sede en Zúrich, Suiza, y opera en 30 países de todo el mundo.

Sus clientes incluyen fabricantes de bienes de consumo, multinacionales y usuarios artesanales de chocolate ( chocolateros, pasteleros  panaderías y catering).

Además de la fabricación de todo tipo de productos asociados al cacao, la empresa se dedica a la investigación de recetas de chocolate. Por ejemplo, en los últimos años ha lanzado chocolate amable para los dientes, chocolate probiótico, chocolate con un alto nivel de antioxidantes (vendido bajo la marca ACTICOA) y chocolate que tiene un perfil nutricional mejorado. Estas mejoras se basan en la estrategia de innovación de Callebaut.

En esta línea, Barry Callebaut se ha asociado con la empresa del sector de la impresión tridimensional byFlow para desarrollar una impresora 3D de chocolate con el fin de producir lo que afirma será "la experiencia del chocolate del mañana".

Las dos compañías han creado ya un prototipo de impresora 3D alimentaria que, en honor del origen belga de la chocolatera, mostraron a los reyes de Bélgica, Felipe Y Matilda, durante una visita de estado de éstos a Holanda, concretamente al High Tech Campus de Eindhoven.

Según un portavoz de Barry Callebaut , la impresión 3D está considerada como una de las tecnologías de fabricación más prometedoras e innovadoras. Se trata, a su juicio, de una tecnología disruptiva que cambiará la forma en que se lleva a cabo actualmente el comercio minorista y que tendrá un impacto global duradero en muchos segmentos de mercado diferentes. "Creemos firmemente -aseveró- que también lo hará en confitería".

Al mirar el panorama de la impresión 3D de alimentos, Barry Callebaut  identificó como autoridad en la materia a la compañía byFlow. Según Barry Callebaut , gracias al conocimiento, entusiasmo y flexibilidad de esta última han encontrado la asociación perfecta.

Como parte de esta alianza, byFlow se encargará de desarrollar la impresora 3D propiamente dicha  mientras que Barry Callebaut  se centrará en la preparación del chocolate como materia prima.

Barry Callebaut  combinará luego los conocimientos de impresión 3D y el del cacao para crear chocolates específicos para la impresión tridimensional alimentaria.

Según la empresa chocolatera, en esta fase inicial del desarrollo del proyecto hay unos costes asociados, pero ello no debe significar que el chocolate que se pueda utilizar para la impresión 3D tenga que ser mucho más caro. El secreto para evitarlo consistirá en hallar la mezcla ideal.

Barry Callebaut  imprimió en 3D una serie de chocolates en presencia de los reyes de Bélgica, incluyendo un retrato del Monarca, como una demostración de lo que puede hacer una impresora 3D, pero ésta todavía no está en fase comercial porque aún quedan por cubrir varias etapas en su desarrollo.

Según un portavoz de Barry Callebaut, esta colaboración con byFlow es el siguiente paso en la evolución tras más de cien años de elaboración del chocolate con métodos tradicionales y supondrá un gran impulso a la creatividad de todos los maestros chocolateros: "Con la impresora 3D de chocolate podremos combinar nuestro legado en la fabricación de chocolate con las tencologías del mañana. Es una aventura emocionante poder crear nuevas experiencias con uno de los productos más famosos de los belgas: el chocolate".

 

 

Aplicación: Gastronomía