El arquitecto que se pasó del ladrillo a la impresión 3D

Redacción
Domingo, 19 Febrero 2017
El arquitecto que se pasó del ladrillo a la impresión 3D

El arquitecto norteamericano Leandro Rolon, cuyo socio es el diseñador austriaco David Doepel y que tiene un estudio (Defacto) en Pekín, ha participado en la capital china en un seminario sobre el futuro de la alimentación, en el que ha expuesto sus sueños sobre la impresión 3D alimentaria.

"Imagínese -dice mientras pasea por su estudio de diseño en Pekín, Defacto- usted se levanta por la mañana y la impresora 3D / horno ya ha impreso su barra de desayuno personalizada. Está hecha a su gusto y en función de las necesidades de su cuerpo, ya que se ha escaneado la saliva antes de ir a la cama. Entonces, la impresora 3D sabe si usted sufre una resaca, o está bajo de ciertos minerales. También sabe si le gusta pasar la mañana en el gimnasio o sentado en una oficina. Vamos a ver los coches sin conductor en la carretera el próximo año y la tecnología  impulsará la impresión 3D para usos alimentarios igual de rápidamente".

"Las primeras impresoras tridimensionales sólo podían crear elementos a partir de algunos materiales, pero ahora más de 200 materiales pueden ser utilizados, desde azúcar y chocolate hasta plásticos y madera", afirma.

Formado como arquitecto, Leandro Rolón dice que disfrutó de su trabajo pero que se sintió frustrado porque muchas estructuras encargadas no se construían.

"Los grandes dibujos están muy bien -dice sonriendo- pero yo quería ver más de mis trabajos hecho realidad".

Por eso decidió que la tecnología de impresión 3D naciente le permitiría crear a él y a su socio en tres campos de los que tanto disfrutaba: la arquitectura, la moda y los alimentos.

Los modelos arquitectónicos y de dulces de fantasía para los pasteleros son dos aplicaciones obvias. Otros proyectos fueron una sorpresa.

Rolón y Doepel están descubriendo que pueden fabricar todo tipo de productos comestibles o de otra naturaleza. Sus diseños se han extendido desde el tamaño del logotipo de una empresa a una inmensa estructura modular que estableció un récord mundial Guinness por la mayor estructura impresa en 3-D.

El arquitecto que se pasó del ladrillo a la impresión 3D

El arquitecto que se pasó del ladrillo a la impresión 3D

El arquitecto que se pasó del ladrillo a la impresión 3D

 

Y luego está el león comestible. El arquitecto lo explica así:

"La embajada italiana en Pekín quería algo para un evento especial. Jugamos con varias ideas, y finalmente ocurrió con el león veneciano."

La bestia mítica, aproximadamente del tamaño de una maleta antes de que le añadieran un impresionante par de alas, estaba hecha de azúcar, y la pieza central, de color miel, provocó exclamaciones de admiración en la cena de gala.

El azúcar es un buen material para trabajar, añade Rolón. El chocolate, con sus temperaturas meticulosas de fusión, es menos práctica de lo que Rolón y su socio habían esperado inicialmente.

La rápida evolución de la tecnología, dice, pronto permitirá las creaciones más complicadas, tales como la barra cambia todos los días a la hora del desayuno.

"Piense en las operaciones de socorro", dice Rolón, que añade: "Se podría colocar una impresora 3-D en el área con un helicóptero o un avión no tripulado,y la gente podría hacer los alimentos con la materia prima que tienen allí."

Etiquetado como: comida, alimento, arauitecto, ladrillo, Rolón
Categoría: Impresoras 3D