Un violín con ayuda de la impresión 3D para Felipe VI, rey de España

Redacción
Jueves, 01 Diciembre 2016
Un violín impreso en 3D para Felipe VI, rey de España

La impresión 3D aplicada a la música, de forma directa o indirecta, ha sido noticia en el sector de la fabricación aditiva en los últimos días, como demuestran estos tres casos.

El primero ha estado protagonizado por los Reyes de España, Felipe VI y Letizia Ortiz, durante su visita de estado al país vecino, Portugal.

Los Soberanos españoles realizaron dentro de su gira por el país luso una visita a l Parque de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Oporto (UPTEC) y el Instituto de Investigación e Innovación en Salud.

Como obsequio, los reyes de España se llevaron de la Universidad un violín fabricado con fibra de carbono con ayuda de la impresión 3D, todo un símbolo para vincular el avance tecnológico con la impresión tridimensional.

En el Instituto de Investigación e Innovación en Salud pudieron comprobar in situ cómo se trabaja con bioimpresoras 3D, en este caso con un modelo fabricado en España por la empresa granadina Regemat.

Violin fibra de carbono impresión 3D rey Felipe VI

Bioimpresora 3D en Universidad de Oporto

Por otra parte, gracias a una prótesis impresa en 3D, una niña estadounidense de 9 años que nació sin antebrazo podrá tocar el violonchelo gracias a la ayuda de su maestra de música.

Coletta, de nueve años y estudiante de cuarto de primaria en la escuela Little Ford en Waukegan, nació sin el antebrazo izquierdo por lo que tocar ese instrumento era un reto que parecía casi imposible.

Sin embargo, gracias a Jeanine Woodman, su maestra de música en su escuela, localizada a unas 60 millas de Chicago, la niña podrá hacerlo, ya que le ayudó a conseguir una prótesis que imprimió en 3D.

Woodman leyó un artículo sobre un director de orquesta que consiguió una prótesis parecida para un alumno que tocaba la batería, por lo que eso la inspiró para poner manos a la obra.

“Investigué y encontré el sitio de Internet de una compañía que nos dio los planos gratis y los mandé imprimir en 3D. Entonces Bravo Waukegan, una organización sin fines de lucro, nos ayudó con los fondos”, cuenta Woodman.

Al llegar el paquete con las más de 50 piezas, la maestra las ensambló una por una, y en 12 horas consiguió ensablar la prótesis que entregó a Tatiana y a su familia en la semana del Día de Acción de Gracias.

“Es una bendición que no nos esperábamos. Estamos muy alegres de que lo tenemos”, dice Teresa Pimentel, la madre de la menor, quien cuenta que Tatiana nació sin el antebrazo sin una causa aparente.

"Cuando estaba embarazada de cinco meses, me hicieron un ultrasonido y ahí los doctores se dieron cuenta de que Tatiana no tenía mano", recuerda Pimentel.

No obstante, la pequeña nunca ha permitido que eso la límite.

“Siempre ha sido una niña muy positiva, que trata de resolver las cosas. Aunque hay algunas que le cuestan más trabajo, eso no la detiene”, cuenta Brendan Coletta, padre de la pequeña.

“Tengo muchas ganas de hacer un hombre de nieve. Quiero montar mi bicicleta y mantener el equilibrio. Atar mis zapatos y tocar mejor mi violonchelo”, cuenta Tatiana. “Yo solo sigo adelante, aunque me digan otros que no pudo. Yo trato. Lo que les puedo decir es que no se den por vencidos”.

Asimismo, otra joven estadounidense, Sarah Valentines, puede tocar el violín gracias a una prótesis impresa en 3D desarrollada por la Universidad de Illinois y que le permite sostener el arco

con la fuerza y precisión suficiente como para ejecutar una melodía perfecta.

Construida en nailon y plástico ligero, la prótesis impresa en 3d es superior a las usadas en el pasado por Valentiner, ya que ahora es capaz de controlar el arco de su violín.Un factor interesante es que esta creación fue realizada gracias a la unos planos originales encontrados en una plataforma que aloja archivos de impresión en 3d para prótesis y que pudieron ser editados para quedar a la medida de Sarah.

 

El canadiense Adrian Anantawan nació sin la mano derecha. Cuando cumplió los nueve años y en un intento de ayudarlo a que se sintiera menos aislado de sus compañeros, los padres de Anantawan le sugirieron que aprendiera a tocar un instrumento musical ,así que decidió tocar el violín. La familia visitó el hospital Holland Blorveiw de rehabilitación para niños, que se encuentra ubicado en Toronto y que cuenta con un área de especialistas para adaptar las prótesis a las necesidades de los niños.

Hoy, 33 años después, Anantawan continúa usando la misma prótesis y él se ha convertido en un violinista reconocido mundialmente. Graduado en el prestigioso instituto Philadelphia de música y además con un master en la universidad de Yale, regularmente realiza presentaciones con la Orquesta Sinfónica de Toronto.

Además de su prestigiosa carrera musical Anantawan invierte su tiempo para ayudar e inspirar a músicos jóvenes para sobreponerse a las discapacidades. Por medio de una beca de la universidad de Yale, Anantawan ha creado un equipo de doctores y expertos en música que buscan y exploran los potenciales de varios tipos de prótesis desarrolladas con software.

Por ejemplo, el “Instrumento Musical Virtual” que es un dispositivo que funciona como el detector de movimiento que utilizan los videojuegos y que con movimientos de los gestos o del cuerpo puede producir sonido.

Gracias a esta investigación el violinista Eric Wan fue capaz de tocar el Canon de Pachelbel durante el concierto de 2011 en la Orquesta de Cámara de Montreal. Eric Wan dirigió la interpretación con los movimientos de su cabeza.

 

 

País: España