La impresión 3D permite recuperar coches desechados anteriormente

Redacción
Domingo, 15 Enero 2017

El fabricante de coches y motos japonés Honda presentó en el Salón del Automóvil de Tokyo 2011 un vehículo utilitario para las grandes urbes  denominado Micro Commuter, pero al final ni siquiera lo lanzó al mercado y acabó condenándolo al olvido.

Este caso es similar al de muchos otros proyectos automovilísticos que nunca llegan a ver la luz, eliminados  por el estudio financiero necesario para iniciar su fabricación en serie o simplemente por el estudio de mercado. Del Micro Commuter se ensamblaron artesanalmente sólo algunas unidades para realizar las pruebas preserie en algunas ciudades de Japón.

Al ver que su creación no iba a salir adelante por el limitado presupuesto del proyecto, sus responsables pensaron en la fabricación 3D. Y en Japón resulta que hay un auténtico especialista en la materia, la empresa Kabuku, que se vanagloria de fabricar cualquier cosa por encargo.

Al no disponer de moldes o matrices industriales del Micro Commuter, los ingenieros dibujaron por ordenador todas sus piezas y las mandaron a Kabuku, donde las fabricaron y ensamblaron para crear este nuevo coche de la era 3D. Desde los primeros bocetos hasta la demostración del vehículo en marcha transcurrieron dos meses, un plazo muy corto para el desarrollo de un automóvil.

El Micro Commuter aporta soluciones muy innovadoras, como su plataforma de diseño variable sobre la que permite desarrollar distintas versiones del mismo coche, por ejemplo para uso particular, reparto de mercancías, transporte público, etc. Al igual que el Twizzy, su referente más cercano (de Renault), es de motor eléctrico, de 20 CV de potencia y alimentado por baterías de litio que le permiten una autonomía de 60 km con una velocidad máxima de 80 km/h.

Recargable en 3 horas en una toma especial, también sirve como "almacén de energía" doméstico permitiendo suministrar electricidad al hogar cuando no se utilice. Ahora, gracias a la tecnología de fabricación 3D, es posible que el Micro Commuter pase a una siguiente y definitiva fase de desarrollo para ser fabricado en serie.

 

 

 

Aplicación: Automoción, Industria