Rico a los 21 años con la ayuda de la impresión 3D

Redacción
Miércoles, 02 Noviembre 2016
Rico a los 21 años con la ayuda de la impresión 3D

El día en que, a los 15 años, el joven francés Louis Haincourt, actualmente con 21, buscó por Internet una funda para poder proteger y embellecer su iPhone no se podía imaginar la manera en que aquellos clics iban a cambiar su vida. Hoy es el dueño de una floreciente empresa.

En el año 2010, le regalaron un iPhone. A su juicio, un aparato muy bueno, pero poco divertido. Sin embargo, la cosa tenía arreglo. Pensó en comprarle una funda original y asunto liquidado. Halló un modelo de su gusto en Internet, pero había un pequeño problema: el productor, fabricado en China, sólo se vendía en lotes de cien.

De inmediato se le ocurrió una solución: quedarse con la funda que le hacía falta y revender las restantes a sus amigos y compañeros. Compradas a un euro la pieza y revendidas a tres euros, las fundas protectoras del iPhone le reportaron a Louis una pequeña ganancia, que él reinvirtió de inmediato en satisfacer algunos deseos pendientes. El filón se mostraba lucrativo. Louis empezó a obtener una ganancia de 150 euros cada mes con las fundas, en lo que por aquel entonces le parecía todavía una especie de juego.

En enero del año 2011, al adolescente se le ocurre darse de alta como empresario, a una edad tan temprana que crea incluso un problema jurídico a los responsables de la Cámara de Comercio de su ciudad, que no saben cómo actuar con él.

Rico a los 21 años con la ayuda de la impresión 3D

El permiso, que habitualmente se concede en 48 horas por Internet, tarda tres meses en llegar. Su caso crea jurisprudencia para toda Francia.

Tras crear su propio portal en Internet, dealerdecoque

https://www.dealerdecoque.fr/fr/

se ensancha sensiblemente su campo de actuación.

Rico a los 21 años con la ayuda de la impresión 3D

Su rostro atractivo, sus dotes oratorias y su capacidad para hacer negocio atraen sobre él micrófonos y cámaras. En enero de 2012, el programa 100% Mag, de la cadena televisiva M6, le dedica un reportaje en el que aparece presentado como "el más joven emprendedor de Francia". Fue un auténtico pelotazo.

Hasta entonces había facturado 18.000 euros en un plazo de 18 meses. Tras emitirse el programa de televisión, consigue pedidos por valor de 22.000 euros en tan sólo 48 horas. El joven entra así en otra dimensión y se siente presa del pánico porque aún está estudiando primer curso de Bachillerato.

Rico a los 21 años con la ayuda de la impresión 3D

La casa familiar, sita en Langrune-sur-Mer, en Calvados, acaba fagocitada por el negocio de las fundas para móviles y tabletas: hay cajas por toda partes, desde el garaje hasta el granero. Los padres acaban siendo reclutados por el hijo para echarles una mano en la empresa filial.

Louis Haincourt, que soñaba con ser periodista, se convierte por la dinámica de los acontecimientos en dueño y director de una empresa. Y se percata de su situación: "No podía -dice- permanecer por más tiempo solo en mi rincón. Debía aprender a contratar gente, a descifrar un contrato de trabajo, a crear un equipo".

Rico a los 21 años con la ayuda de la impresión 3D

Para superar sus lagunas en todos esos ámbitos se matricula en la Escuela de Negocios de Normandía.

La facturación de su empresa de fundas de móviles aumenta de forma exponencial. Acumula saldos de dinero que asustaría a los responsables de negocios con más trayectoria, pero él no sueña ni con comprarse un coche deportivo ni con irse de vacaciones a un destino exótico. Con los beneficios obtenidos hasta ese momento decide adquirir una impresora 3D con la que fabricar sus propias fundas. La idea se demuestra genial. Ya no tiene necesidad de hacer más pedidos a China. Empieza a fabricar las fundas a medida e "in situ".

Rico a los 21 años con la ayuda de la impresión 3D

Adopta el enfoque de las grandes empresas para proponer fundas con vocación comercial e incorporando el logotipo de la sociedad. Así capta como clientes a los casinos Barrière, L' Oreal, Danone, SNCF y La Poste, entre otros. A continuación agre un showroom en Douvres-la-Délivrande e instala allí sus impresoras 3D.

Se siente en la piel de un empresario. No depende financieramente de nadie, otros trabajan para él y él se asigna un salario de 2.200 euros mensuales.

Pero todavía no está satisfecho. Mientras come una hamburguesa comprada en una camioneta callejera se dice a sí mismo: "Si se puede hacer comida dentro de un camión, se puede también fabricar fundas de móviles".

Rico a los 21 años con la ayuda de la impresión 3D

Tan sólo unas semanas después su "furgoneta-funda" está operativa. A bordo de la misma, Louis Haincourt aborda los mercados del Oeste de Francia. A 10 euros la pieza, sus funda se venden como rosquillas, pero a costa de sacrificar las vacaciones de verano y de Navidad y dejar de estar con su familia.

A sus 21 años en este 2016, Louis Haincourt ha facturado en su último ejercicio 600.000 euros. Tiene el propósito de duplicar esa cantidad para el próximo años fiscal y parece que no tendrá que luchar mucho para lograr ese objetivo.

Rico a los 21 años con la ayuda de la impresión 3D

Patrón de cuatro empleados, él es el más joven de su oficina y se define a sí mismo como un jefe 'cool' pero "exigente y perfeccionista", que antepone al cliente a todo lo demás.

Inevitablemente, su negocio no ha dejado de llamar la atención, aunque se ha resistido a los cheques de generosas ofertas de compra. Incluso cazatalentos se han interesado por contratar sus servicios. Confiesa que hasta Google le ha tentado.

Rico a los 21 años con la ayuda de la impresión 3D

Sin embargo, aún no está dispuesto a vender su empresa, a la que considera como su propia criatura, su bebé. Empresario, estudiante (acude a clase de la Escuela de Negocios de Normandía al menos durante una semana al mes), Louis Haincourt imagina que tendrá que desprenderse de su negocio en un plazo máximo de diez años, pero no sin antes haber materializado las ideas que bullen en su cabeza: "Personalizar gafas, abridores, evolucionar su portal de Internet.....".

 

 

 

 

 

 

 

Aplicación: Tecnología