Prótesis neovaginal realizada con una impresora 3D

Redacción
Miércoles, 01 Junio 2016
Prótesis neovaginal realizada con una impresora 3D

El profesor emérito de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche (España), Pedro Acién, ha presentado en Varsovia (Polonia) un nuevo diseño de prótesis, registrado y patentado, para realizar operaciones de neovagina en mujeres con síndrome de Rokitansky, desarrollado con tecnología 3D.

La presentación se realizó durante el II Encuentro Internacional del síndrome MRKH, también conocido como síndrome Rokitansky. En el encuentro científico también participó la profesora del Departamento de Salud Pública, Historia de la Ciencia y Ginecología de la UMH Isabel Acién, que pronunció una conferencia sobre malformaciones genitales complejas.

El síndrome de Rokitansky o síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser (MRKHS) es un cuadro clínico malformativo congénito debido a trastornos severos en el desarrollo de los conductos de Müller, con el cual pacientes fenotípicamente femeninas presentan ausencia de vagina y de útero pero tienen ovarios funcionales.

El síntoma principal es la ausencia de la primera regla del ciclo menstrual. En otros casos sí está presente el cuerpo uterino pero falta el cuello y la vagina y, por tanto, presentan menstruaciones ocultas o retrógradas hacia el abdomen, debido a la agenesia vaginal o cervico-vaginal.

Prótesis neovaginal realizada con una impresora 3D

La ausencia de vagina es generalmente total, lo que imposibilita además las relaciones sexuales con penetración vaginal. Otras pacientes que también presentan ausencia total de vagina son aquellos casos con síndrome de insensibilidad androgénica (CAIS), como el síndrome de Morris, así como con personas transexuales.

Durante el encuentro de Polonia, el profesor Acién proniunció dos conferencias sobre el nuevo diseño de prótesis para realizar operaciones de neovagina en pacientes con este síndrome y también en otras pacientes que carecen de vagina natural.

Este nuevo diseño de prótesis neovaginal ha sido desarrollado con tecnología 3D en el Departamento de Ingeniería Mecánica y Energía de la UMH.

El destino de esta prótesis es ser introducida temporalmente en el espacio definido entre la vejiga y el recto de mujeres con agenesia vaginal y en intervenciones de cambio de sexo mediante la intervención quirúrgica, conocida como técnica de McIndoe, para crear una cavidad vaginal artificial o neovagina con un diámetro luminal adecuado. El extremo superior de la prótesis está destinado a quedar introducido en el interior del espacio definido quirúrgicamente, mientras que el inferior queda en el exterior, sobresaliendo ligeramente del introito vaginal.

Prótesis neovaginal realizada con una impresora 3D

El extremo superior del cuerpo principal tiene una geometría esencialmente redondeada, con un primer orificio pasante definido en su superficie para drenaje de líquidos y secreciones hacia el exterior, a través del interior hueco de este cuerpo principal. El extremo inferior comprende un segundo orificio pasante para permitir la salida de los líquidos recogidos.

Asimismo, esta prótesis está dimensionada para sobresalir mínimamente del introito vaginal, lo que redunda beneficiosamente en la comodidad y seguridad, con lo que además puede ser mantenida en su posición correcta por los propios músculos de la vulva y el suelo pélvico.

En una realización preferente, la prótesis se realiza mediante modelado con impresora 3D, a través del empleo del ácido poliláctico, también referido como PLA por sus siglas en inglés, como material principal, lo que da lugar a una prótesis de peso reducido.

Prótesis neovaginal realizada con una impresora 3D

El PLA es, además, un material biocompatible y estimulante de la regeneración epitelial. El diseño está concebido para que la técnica quirúrgica de creación de una neovagina conocida como técnica de Mclndoe pueda hacerse sin necesidad de injertos de piel, es decir, a través del empleo de solo la prótesis con un recubrimiento adicional de la misma con malla biocompatible y biodegradable, en vez del injerto de piel de la propia paciente. Este método permite realizar una cirugía menos invasiva y sencilla, reduce las cicatrices dérmicas posteriores y aporta a la usuaria mayor comodidad y funcionalidad.

Aplicación: Medicina
País: España