La Armada británica prueba en el Antártico un dron impreso en 3D

Redacción
Jueves, 21 Abril 2016
La Armada británica prueba en el Antártico un dron impreso en 3D

La Universidad de Southampton ha creado para la Armada británica (Royal Navy) en buena parte mediante impresión 3D un avión no tripulado, también conocidos como Uavs o drones, de tan sólo 3 kilos de peso y cuyas prestaciones han sido probadas en uno de los ambientes naturales más inhóspitos del mundo: el Antártico.

El dron ha sido denominado Sulsa (siglas de The Southampton University Laser Sintered Aircraft) y previamente había sido testado, el año pasado, en las costas de Dorset (Reino Unido).

Esta vez el avión no tripulado fue lanzado desde la cubierta del buque rompehielos HMS Protector,  voló en torno al barco y realizó una misión durante la cual exploró el camino para éste, de manera que pudiera seguir una ruta adecuada a través de las aguas llenas de gruesos bloques de hielo.

Las pruebas se repitieron en tramos de treinta minutos, al final de los cuales el aparato caía al agua y era rescatado desde una barca auxiliar.

Ha sido la primera vez en que se presta ayuda de esta clase a un barco de la Royal Navy navegando por aguas de la Antártida.

Las pruebas se han llevado a cabo bajo la supervisión de Andrew Lock, del grupo de investigación de Ingeniería y Diseño Informático de la Universidad de Southampton.

La Armada británica prueba en el Antártico un dron impreso en 3D

La Armada británica prueba en el Antártico un dron impreso en 3D

La Armada británica prueba en el Antártico un dron impreso en 3D

La Armada británica prueba en el Antártico un dron impreso en 3D

La Armada británica prueba en el Antártico un dron impreso en 3D

La Armada británica prueba en el Antártico un dron impreso en 3D

El dron proporcionó información de alta calidad en tiempo real al rompehielos, gracias a la magnífica atalaya que ofrece un puesto de observación con una perspectiva que sólo está disponible desde el aire.

El dron está controlado desde un ordenador portátil a bordo, se mueve a casi 100 kilómetros por hora y es bastante silencioso gracias a su diminuto motor.

Las pruebas han sido un gran éxito. Estos vuelos han mostrado lo que se puede conseguir con un diseño inteligente y una fabricación digital de bajo coste, tal como destaca Andy Keane, de la Universidad de Southampton.

El dron Sulsa está impreso de forma tridimensional en nylon. Se ha utilizado para ello una impresora EOS de sinterización por láser, que lo ha impreso en cuatro grandes partes que se pueden montar fácilmente sin el uso de ninguna herramienta.

La Royal Navy ha estado utilizando ScanEagle "ojos en el cielo"  como exploradores en el Golfo durante unos años, pero el dron Sulsa ofrece varias ventajas importantes: la facilidad de fabricación y montaje y el bajo costo.

Un avión no tripulado Sulsa cuesta alrededor de £ 7.000, que es calderilla en comparación con otros aviones no tripulados que se lanzan desde los buques de guerra.

Con una envergadura de 2 metros y un peso de 3 kg, es también fácil de transportar y de almacenar. Sulsa tiene un motor casi silencioso y una velocidad máxima de alrededor de 100 millas por hora, y es capaz de volar a velocidad de crucero a 60 millas por hora.

 

 

Etiquetado como: dron, UAV, Antártico, Royal Navi, Armada, Marina, Militar
Aplicación: Tecnología