El 'gadget' impresora 3D para smartphone, OLO, levanta muchas suspicacias

Redacción
Martes, 12 Abril 2016
El 'gadget' impresora 3D para smartphone, OLO, levanta muchas suspicacias

La campaña de 'crowdfunding' de OLO está próxima a su fin tras un resultado espectacular en lo económico, pero también en suspicacias y dudas sobre el dispositivo.

Algo más de 2.100.000 dólares lleva recaudados de más de 14.500 financiadores -en el momento de escribir este artículo-, que esperan poder recibir el próximo septiembre el dispositivo que les promete convertir un teléfono móvil en una impresora 3D.

De momento, la cifra económica es realmente espectacular, superando a los malogrados Pirate3D, aunque aún un poco lejos de otros éxitos como The Micro o la Form 1 Formlabs. Igualmente de especatular está siendo la falta de comunicación de los creadores del proyecto frente a sus financiadores, que han mostrado su malestar en numerosas ocasiones en el fóro público de la campaña en Kickstarter.

Los creadores por su parte, poco han comentado más allá de emplazar a que lean la sección de preguntas frecuentes y a dar las gracias por el éxito de financiadores.

En cuando al dispositivo, en principio no hay dudas de que esté en un avanzado estado de desarrollo, pero poco se ha podido ver, de hecho sóla han publicado un corte de vídeo con una imagen de una pieza en forma de huevo con estructura de retícula Voronoi, y una imagen de una pieza de ajedrez, una torre.

El video hizo saltar todas las alarmas al verse claramente que el objeto que aparece en la pantalla del teléfono es una esfera y que el resultado sea un 'huevo'. Algunos se han atrevido a decir que es un fallo del dispositivo, otros que es un problema de la edición de vídeo, otros que tenía los parámetros mal indicados, y alguna más que se puede leer en el foro.

OLO, dispositivo que convierte un smartphone en imrpesora 3D

OLO, dispositivo que convierte un smartphone en imrpesora 3D

Al margen de esto, por las pruebas aparecidas hasta ahora, ya se pueden sacar algunas conclusiones básicas, y es que para fabricar el huevo, de 42 mm de largo y 20 mm de ancho se han tardado cuatro horas, lo que nos da una idea del pésimo rendimiento del dispositivo, máxime teniendo en cuenta que la altura de capa era de 100 micras, una calidad media-baja para usar en resinas fotopolímeras, donde se pueden llegar a las 25 micras.

Además, por el tiempo empleado, estaremos prácticamente obligados a tener un smartphone sólo para este propósito, ya que es dudoso que alguien se quede cuatro horas, o más, sin poder acceder a su teléfono habitual.

Obviamente, el OLO no es una impresora 3D, sino un mero 'gadget' para el teléfono con el que experimentar, pero que no podemos tomarlo como una herramienta de trabajo. Además, hay que tener en cuenta ciertas normas de seguridad en el manipulado de las resinas, pues pueden ser tóxicas.

Por último, un punto interesante es que los creadores indican que sólo se pueden usar las resinas de OLO, algo que en el mundo de la impresión 3D a nivel personal no acaba de tener buena acogida. El litro de resina estará en torno a los 150 euros.

Por otra parte, recordar que estas campañas no se de venta, sino de financiación y que el riesgo es en algunos casos muy alto, por la inexperiencia o incluso por la mala fé de los creadores. Esperemos que OLO no se convierta en otra Pirate3D, aquella campaña de impresora 3D 'low-cost' que acaparó numerosas portadas y que no ha llegado ni al 50% de lo prometido

Etiquetado como: OLO, crowdfunding
Aplicación: Ocio