Talleres de impresión 3D en cárceles de Francia para contribuir a la reinserción de los presos

Redacción
Miércoles, 23 Marzo 2016
Talleres de impresión 3D en cárceles de Francia para contribuir a la reinserción de los presos

La asociación 'Juntos contra la reincidencia' ( 'Ensemble contre la récidive', en su denominación original francesa:

http://www.lesprisonsducoeur.net/

 

está creando talleres de impresión 3D en cárceles de Francia, como la femenina de Versalles, para ayudar a reinsertarse a los presos, según ha informado el fundador de la entidad, Pierre Botton.

Botton es un empresario que fue encarcelado en su tiempo durante 600 días por malversación de fondos.

Su penosa experiencia se vio agravada por el hecho de que careció de cualquier tipo de actividad en la prisión que le ayudara a evadirse (mentalmente, por supuesto), a sentirse útil o a mejorar su formación para reintegrarse en la sociedad cuando fuera puesto en libertad.

Talleres de impresión 3D en cárceles de Francia para contribuir a la reinserción de los presos

Pierre Botton se propuso hacer todo lo posible a su salida para mejorar la situación de los internos y fundó la asociación 'Juntos contra la reincidencia' para además de ayudarles en sus condiciones de vida dotarles de una formación que les sirviera para encontrar un trabajo y no tener que volver a prisión.

Para montar el primer taller de impresión 3D en la cárcel de mujeres de Versalles, cuyo mantenimiento cuesta anualmente 120.000 euros, ha contado con donaciones de empresas como la operadora telefónica Orange y la del dueño de la publicación francesa París Match.

Talleres de impresión 3D en cárceles de Francia para contribuir a la reinserción de los presos

"El objetivo es ocupar la mente inteligente y, sobre todo, enseñar habilidades que puedan conducir a un empleo cuando se salga de la cárcel. Debemos evitar por todos los medios que la detención se convierta en un agujero negro en una vida, un momento del que no sea posible recuperarse nunca", afirma Botton.

Sólo alrededor del 20% de las internas de la cárcel de Versalle pueden participar en el taller, puesto que es la proporción de las que saben leer, contar y utilizar un ordenador.

En la escala de las prisiones francesas, el taller de impresión 3D constituye una pequeña revolución: es, simplemente, la primera vez que gracias al mimo los presos, en este caso mujeres,  tienen acceso a Internet. Incluso aunque se trate de un acceso limitado, muy controlado, para consular los sitios autorizados que permiten trabajar el modelado en 3-D.

"Estoy muy contento -ha declarado Franck Rivière, el director de la prisión-. Esto demuestra que la administración de la prisión no tiene la intención de luchar contra los avances tecnológicos ". 

Detrás de su ordenador, una presidiaria permanece particularmente concentrada. * Aisha (el nombre fue cambiado debido a las normas de la prisión) utiliza la impresora 3D para crear objetos pequeños en forma de corazón. Son en realidad colgantes para sus cuatro hijas, que la esperan afuera."Son pequeños regalos. Muestran que pienso en ellas todo el tiempo", dice Aisha, participante en el taller de la impresión tridimensional.

 

 

 

 

Etiquetado como: Cárcel, prisión, presos, presas, Versalles
Aplicación: Tecnología