Más de mil caras diferentes impresas en 3D para la película 'Anomalisa'

Redacción
Viernes, 05 Febrero 2016
Más de mil caras diferentes impresas en 3D para la película 'Anomalisa'

'Anomalisa' es una película de 80 minutos de duración realizada con la técnica de 'stop motion' por Charlie Kaufman y Duke Johnson, que ya ha obtenido varios galardones internacionales como el Gran Premio del Jurado del Festival de Venecia (Italia) y que está nominada al Oscar al mejor largometraje de animación.

La cinta tiene por protagonista a un motivador profesional que, cuanto más ayuda a la gente, más monótona y anodina es su vida; todo el mundo le parece y le suena igual. Hasta que la voz de una chica le suena diferente y está dispuesto abandonarlo todo y a todos por alcanzar la felicidad con ella.

Uno de los técnicos participantes en el rodaje de este filme ha sido el animador madrileño César Linga, el cual ha declarado al Diario de Burgos (España), detalles del proceso creativo, en el que ha tenido un papel esencial la impresión 3D.

Para conseguir que el espectador se olvide de que se trata de una película de animación, el equipo necesitaba contar con unos muñecos hiperrealistas que tuvieran unos movimientos (desde la ceja hasta el último músculo del cuerpo) lo más cercanos a la realidad posible.

Más de mil caras diferentes impresas en 3D para la película 'Anomalisa'

«Ha sido uno de los trabajos más complicados en los que he trabajado, por la autenticidad que requería. Con cada plano nos reuníamos con el director y, con el fin de obtener movimientos reales, me grababa primero a mí mismo para que no se nos pasara ningún detalle», ha declarado César Díaz (que también firma a veces como César Linga), autor del corto de animación Zepo, con varios premios a sus espaldas.

Más de mil caras diferentes impresas en 3D para la película 'Anomalisa'

El animador madrileño afincado en Burgos estuvo ocho meses en Los Ángeles dando vida a unos muñecos que parecen humanos. El proyecto ha necesitado crear 1.260 caras diferentes realizadas con impresoras 3D, pelo real, ropa de tela y bocas de quita y pon con cada una de las expresiones (mueca, sonrisa con dientes, media sonrisa, labio mordido...) y con todas las vocales para hablar.

Más de mil caras diferentes impresas en 3D para la película 'Anomalisa'

«Ysi te faltaba alguna, la pedías y te la realizaban en unas 48 horas. Por ejemplo, un día necesitaba una boca ‘u’ a la que pudiera ponerle un cigarro... y no me valía ninguna otra», subraya.

Más de mil caras diferentes impresas en 3D para la película 'Anomalisa'

Al trabajo de César Díaz, que se codeó con Tim Burton en Frankenweenie, no le valen las prisas. Cada segundo de película está hecho con 24  fotografías, y cada imagen incorpora un ínfimo movimiento. Resulta casi inconcebible para la mente humana imaginarse qué sutil movimiento debe adoptar cada uno de los elementos de un plano para conseguir que lo que vemos en pantalla resulte tan natural como nuestros gestos cotidianos.

Más de mil caras diferentes impresas en 3D para la película 'Anomalisa'

El trabajo de animación es tan meticuloso y preciso que, para Anomalisa, por ejemplo, han grabado una media de dos segundos al día, lo que supone 48 imágenes distintas, pero no dejan de ser ¡dos segundos de una película de 80 minutos! 

Más de mil caras diferentes impresas en 3D para la película 'Anomalisa'

«Éramos un equipo de 50 personas y unos diez animadores trabajando a la vez. Todo lo que hay alrededor: decorados, iluminación... se ha hecho de manera artesanal. Creo que únicamente el humo de un cigarro se ha hecho con el ordenador», añade orgulloso del proyecto.

Foto a foto, movimiento a movimiento, la película es el resultado de una obra de teatro escrita por el propio Kaufman que después iba a ser un cortometraje. Pero gracias a una campaña de crowfunding, la productora  Starburns contó con el presupuesto adicional para convertirla en una película.

 

 

 

 

Etiquetado como: película, vídeo, animación, Anomalisa
Aplicación: Arte y cultura