Impresión 3D aplicada a la cirugía deportiva

Redacción
Viernes, 08 Enero 2016
Impresión 3D aplicada a la cirugía deportiva

La empresa española Podoactiva, cuya división Younext se dedica a la impresión 3D de plantillas, máscaras faciales y férulas a medida para deportistas, ha dado un paso más con la creación de reproducciones anatómicas exactas impresas de forma tridimensional para ayudar a los traumatólogos en sus intervenciones quirúrgicas.

El diario deportivo Marca se ha hecho eco de cómo Víctor Alfaro, de Podoactiva, colabora con el doctor Manuel Leyes, de la clínica Cemtro, para planificar la cirugía de deportistas que han sufrido  una de las lesiones más graves en el mundo del deporte: roturas de ligamento cruzado anterior.

"Primero, el traumatólogo nos envía el escáner que ha realizado al paciente. Posteriormente, se extrae la información con un software específico, se realiza un modelo virtual y luego lo imprimimos. El molde físico que le llega al doctor es una réplica exacta de la rodilla", explica Víctor Alfaro.

Las ventajas de que el traumatólogo reciba un molde idéntico de la articulación que va a operar son varias. El doctor Manuel Leyes, uno de los traumatólogos más reputados del mundo, ya ha podido experimentar con este revolucionario avance: "Un molde exacto aumenta la precisión de la cirugía y permite planificar una cirugía a medida para cada paciente. Tienes la posibilidad de ensayar la intervención antes de la cirugía acortando el tiempo quirúrgico y, además, transmite seguridad tanto al paciente como al traumatólogo, pues evita sorpresas en la cirugía".

El Dr., Leyes resalta ante todo la utilidad de estos moldes en deportistas que hayan sido operados de ligamento cruzado anterior y cuya plastia se haya vuelto a romper. "Cuando tenemos que hacer nuevos túneles es muy útil saber exactamente dónde estaban los túneles previos, y el tamaño y longitud exacto de los tornillos que utilizaremos".

¿Se puede hablar por lo tanto de revolución? "De alguna forma, sí es una revolución médica", sentecia Leyes.

En la era tecnológica en la que vivimos, no evolucionar significa morir. Pero para Víctor Alfaro hay una cosa que prima más que la tecnología: el saber. "El futuro no viene tanto por la tecnología, sino por el conocimiento. La tecnología la vamos a tener por defecto, hay que apostar por el conocimiento. Y esto, en nuestro sector, se aprende tratando a pacientes".

"La podología antes era muy artesanal y pretendíamos cambiar esto, desarrollando tecnología que nos pudiese ayudar a calcular milimétricamente", dice Alfaro. Así, desarrollaron conjuntamente con varias universidades un sistema de escaneado, cálculo y fabricación robotizada que les permite obtener una réplica del pie con mucha precisión.

"Comenzamos a presentar el diseño en varios sitios: al Atlético, a Sanitas, al Real Madrid... Les gustó y nos dieron una oportunidad. Ahora somos los proveedores oficiales del Atleti, de Sanitas, del Real Madrid, de la Selección Española de Fútbol, del Sevilla, del Betis, de la RFE de Atletismo, etc. También trabajamos para más de 1.000 deportistas de elite, tanto de España como de otros países, como es el caso de David Villa, que a pesar de estar en Estados Unidos continúa utilizando nuestras plantillas", nos cuenta el doctor Alfaro.

La aplicación de la técnica del escáner de precisión y la impresión en 3D tiene, además de la propia cirugía, otras muchas aplicaciones. Ya hemos visto que la idea nació para poder fabricar plantillas a medida personalizadas pero, como todo, las grandes ideas acaban teniendo grandes desarrollos.

De hecho, la técnica se empezó a aplicar también a las máscaras protectoras, de tal forma que una máscara fabricada con esta técnica se adaptara a la cara del deportista hasta el más mínimo detalle.

 

Una de las ventajas para la realización de estas máscaras es que para obtener el molde no hay que tocar la nariz (fracturada) del deportista sino que se escanea a 40 cm de distancia sin contacto. Posteriormente, el Departamento de Ingeniería diseña y calcula la geometría de esa máscara que después se fabrica con materiales utilizados en la fórmula 1, como la fibra de carbono de alto módulo. Otras ventajas son el mínimo peso, la gran resistencia y el hecho de que el jugador no pierda ángulo de visión durante el juego.

También se fabrican espinilleras -con la forma específica de cada pierna. Algunos jugadores como Arbeloa, han comentado es sus redes sociales que entre las dos espinilleras pesan menos que un iPhone.

Otras aplicaciones han sido las férulas o inmovilizadores para brazos en caso de fracturas. En el caso de los inmovilizadores de brazo, el avance es significativo, pues sustituyen a las incómodas escayolas, hasta el punto de que a un paciente se le puede retirar para una revisión, son transpirables, se pueden mojar e incluso incluyen un sistema de electroestimulación en la propia férula para evitar la atrofia muscular.

Es cierto que esta técnica lleva un poco más allá las cirugías más complicadas, sobre todo en aquellos deportistas que han sufrido ya una rotura de ligamentos, puede parecer lejos del alcance del ciudadano medio. Nada de eso. La réplica exacta de una rodilla o de un hombro puede costar alrededor de los 200 euros, es decir, un precio asequible para asegurar una mejor cirugía o una protección a medida.

Incluso pueden afectar al proceso de recuperación, ya que si la cirugía es más precisa, el daño realizado en las estructuras es menor y, por tanto, la recuperación puede ser más rápida.

Este tipo de réplicas de articulaciones personalizadas ayuda a mejorar las cirugías como consecuencia del conocimiento que el médico tiene de la zona a operar, pudiendo planificar con mayor precisión y detalle la intervención, pero una vez operado, la recuperación del deportista dependerá de su genética, de su proceso de rehabilitación y de la calidad muscular que tenga.

Futbolistas como Godín, Joaquín, Mandzukic (cuando militaba en el Atlético), Arbeloa, Villa o jugadores de baloncesto como Paul Davis, ya han probado en primera persona el avance del escáner y la impresión en 3D para uso médico. En poco tiempo, esta técnica habrá revolucionado gran parte de la medicina, tal y como la conocemos ahora.

El 31 de marzo de 2007, el doctor Arriaza, acompañado de otros cirujanos como Manuel Leyes, intervinieron con éxito a Juan Carlos Valerón del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. La cirugía se ensayó previamente a la operación con un molde de la rodilla del 'mago' de Arguineguín, lo que permitió que la intervención fuera un éxito, a pesar de que la réplica no era exacta. De aquí viene la idea de Manuel Leyes en utilizar los moldes exactos, impresos en 3D.

 

 

Aplicación: Medicina