La impresora 3D espacial europea llega a la Estación Espacial Internacional

Redacción
Viernes, 11 Diciembre 2015
La impresora 3D espacial europea llega a la Estación Espacial Internacional

La quinta nave Cygnus de aprovisionamiento para la Estación Espacial Internacional, que ha sido lanzada con éxito desde la base norteamericana de Cabo Cañaveral, lleva a bordo la primera impresora 3D espacial europea, la POP3D, que ha sido construida por Altran Italia, el Instituto Italiano de Tecnología y Thales Alemania Space.

Se trata de una máquina compacta inserta en un cubo de 25 cm de lado y estampado con plástico biodegradble e inocuo creado a partir de un proceso basado en el calor.

Giorgio Musso, investigador principal del proyecto, ha declarado que parte del reto de diseñar una impresora tridimensional para la Estación Espacial Internacional era asegurarse de que su funcionamiento no afectaría al medio ambiente que rodea a la tripulación.

La POP3D necesita alrededor de media hora para producir una sola pieza de plástico, que luego se enviará a la Tierra para efectuarle un análisis detallado que incluye una comparación con otra pieza similar impresa en condiciones de gravedad.

La impresora 3D espacial europea llega a la Estación Espacial Internacional

Con este experimento, los investigadores europeos tienen la intención de profundizar en la influencia de la microgravedad en el proceso de producción automatizada y recoger datos y experiencia como un primer paso hacia un futuro sistema de producción digital y automatizado a bordo de la Estación Espacial Internacional, de otras naves e incluso de colonias planetarias.

La impresora 3D espacial europea llega a la Estación Espacial Internacional

El proyecto podría tener un impacto industrial significativo si se demuestra que esta tecnología también es capaz de funcionar en condiciones de microgravedad, ya que allanaría el camino para el futuro de las misiones de exploración del espacio en términos de autonomía.

El uso de esta tecnología  podría ser el primer paso hacia las herramientas de auto-producción en las estaciones en órbita y en misiones de larga duración,  o incluso directamente en la construcción de la totalidad de las estructuras espaciales en el cosmos. Esto permitiría una optimización importante en términos de reducción de las masas y volúmenes de objetos cargados en la nave espacial, que podrían ser producidos directamente órbita de acuerdo con las necesidades reales.

La impresora 3D espacial europea llega a la Estación Espacial Internacional

Además de imprimir objetos directamente en la Estación Espacial Internacional, se evitaría tener que decidir antes de lanzarlos su diseño y que éste estuviera condicionado por las altas presiones durante la fase de lanzamiento.

Si el trabajo de impresión en 3D en la Estación Espacial Internacional resulta aplicable a una escala más amplia, sería posible producir piezas complejas para reemplazar a otras, con reducción en el número de partes para su ensamblaje.

La impresora 3D espacial europea llega a la Estación Espacial Internacional

Además, la extrema versatilidad de la impresión tridimensional en la creación de formas geométricas complejas eliminaría las restricciones de forma impuestas por las tecnologías de fabricación tradicionales y permitiría optimizar el diseño  por el rendimiento estructural (microestructura trabecular,  sección cónica hueca), térmico ( superficies de transferencia de calor integradas en la geometría estructural), ergonómico (objetos personalizados) e integrando más funciones en menos espacio.

Por último, otro importante "efecto secundario" del proyecto es abrir por primera vez un cuadro de diálogo y la cooperación entre el mundo de los creadores y el mundo de la Estación Espacial Internacional.

Aplicación: Aeroespacial, Industria