Escaneado e impresión 3D en la iglesia de Santa María la Blanca

Redacción
Viernes, 27 Noviembre 2015
Escaneado e impresión 3D en la iglesia de Santa María la Blanca

Los restauradores que llevan trabajando desde hace ocho meses en la restauración de la iglesia de Santa María la Blanca (Sevilla, España) confían en reabrir el magnífico templo con sus maravillosas yeserías a lo largo del mes de diciembre de 2015, tras culminar la tercera y última fase de las labores artísticas y retirar los andamios que les han servido de soporte, un proyecto para el que se han valido de las tecnologías en 3D.

Según testimonios recogidos por la prensa local y tal como ya adelantó imprimalia3D,

 

http://www.imprimalia3d.com/noticias/2015/05/14/004800/impresi-n-3d-recuperar-yeser-santa-mar-blanca

 

del equipo ha formado parte un especialista en escaneo tridimensional, que ha captado cada centímetro cuadrado del templo,  con un doble objetivo. El primero, contar con un modelo completo del programa decorativo, que en adelante será esencial con vistas a la investigación y a posteriores labores de mantenimiento y restauración; el segundo, permitir la reproducción de piezas perdidas.

Con esta finalidad, los técnicos han utilizado una impresora en 3-D, con la que se han reproducido en plástico termofundible piezas que habían desaparecido. Se ha hecho en casos muy contados, cuando existía la información suficiente y fiable sobre el elemento perdido y con la garantía de que, al tratarse de un material de última tecnología, siempre serán distinguibles de las piezas originales. Así se ha hecho, por ejemplo, con algunas de las letras que componen la advocación mariana del templo, situada en el frontal del arco situado a los pies de la nave central.

El deterioro era absoluto en algunas zonas. Se han resanado grietas, retirado repintes, recuperado los tonos dorados y retirado la suciedad acumulada. Sólo en casos muy determinados se ha optado por la reintegración del elemento original desaparecido, y, cuando se ha hecho, se ha dejado un testigo para diferenciar el original de la copia.

El efecto tridimensional de las yeserías del techo se ha recuperado gracias a la limpieza de la suciedad acumulada, la reposición del dorado, el sellado de grietas, la eliminación de repintes y las reintegraciones. "Cuando se retiren los andamios se podrá contemplar algo muy parecido a lo que vieron los primeros feligreses cuando se terminó el templo", ha declarado uno de los restauradores, que recuerda la descripción que del mismo hizo Farfán cuando se concluyó el programa iconográfico en el siglo XVII:

"Fernando de la Torre Farfán, amigo de Justino de Neve y que ejerce de cronista oficial cuando se abre el templo, realiza una narración sublime de las pinturas y las yeserías y el efecto que creaban. El delicado estado de conservación en el que se encontraban había hecho casi desaparecer esa sensación que se cuenta en el escrito. La limpieza ha sacado de nuevo a la luz el trampantojo de las pinturas, que simulan una continuación de las yeserías en las paredes, y esa decoración dinámica con el fondo dorado".

Los historiadores del arte creen que Murillo, gran amigo de Justino de Neve, fue el diseñador del programa decorativo e iconográfico de la iglesia. El catedrático Teodoro Falcón atribuye la realización de las yeserías a los hermanos Borja; el vaciado y modelado de las grandes figuras a Pedro Roldán; y las pinturas murales a, probablemente, Alonso Pérez, si bien también pudo participar el propio Murillo. Al gran pintor del Barroco sevillano sí se le encargó que representara, en dos grandes lunetos situados bajo la cúpula, los orígenes de la basílica romana, y, en otros dos lunetos más pequeños, situados en los cabeceros de las naves laterales, una exaltación de la Inmaculada Concepción y del sacramento de la eucaristía.

Las pinturas fueron expoliadas por el mariscal Soult durante la invasión francesa y ahora se quiere tapar estos vacíos con unas copias. "Estamos estudiando la posibilidad de reproducir losmurillos robados. La arquitectura y la pintura de la iglesia formaban parte de un mismo programa iconográfico. La decoración conjuga con los espacios que eran competencia de Murillo. Es muy importante para la recuperación del discurso narrativo. Ya existen dos copias, pero habría que hacer las otras dos", ha declarado Juan Manuel Macías, uno de los restauradores.

 

 

 

Etiquetado como: Santa María la Blanca