MakerBot llega años tarde a la innovación y sigue a remolque del 'open source'

Jorge Pérez
Viernes, 06 Noviembre 2015
MakerBot llega años tarde a la innovación y sigue a remolque del 'open source'

La norteamericana MakerBot, en otro tiempo adalid de la revolución open source hardware en el campo de la impresión 3D, sigue llegando tarde a la innovación, a pesar de la ventaja que disfruta en cuanto a disponibilidad de recursos (léase dinero), en comparación con sus rivales, muchos de ellos aún fieles a la filosofía open source.

En su blog han anunciado que ahora las impresoras 3D de MakerBot imprimen un 30% más rápido, algo que a simple vista parece un gran logro y que levantaría la envidia de más de un rival, no se queda más que en una simple argucia de marketing para anunciar la nueva versión 3.8 de su software de control y laminado, el MakerBot Desktop.

Cuando leemos el breve y pretencioso artículo, vemos que lo único que han hecho es cambiar el patrón de relleno desde el más complejo y lento, el hexagonal o 'panal de abejas', por otro al que llaman 'diamante', el cual, a simple vista y por lo poco que han enseñado, no es más que un patrón en retícula que llevamos usando desde el principio de los tiempos de la impresión 3D.

Hasta nuestra modesta Prusa i3, montada por nosotros mismos, sirve para comprobar que lo único que han hecho es imprimir dos piezas idénticas pero con distinto relleno y comprobar la diferencia en los tiempos de impresión. Es evidente que el relleno hexagonal hacer que se imprima más lento por la cantidad de giros que tiene que hacer el cabezal y que el relleno en retícula es mucho más rápido, algo que cualquier iniciado en la impresión 3D sabe de sobra y pensará que le deben de estar tomando el pelo desde MakerBot.

El modelo elegido para hacer la prueba, tampoco ha sido casual, y es un modelo con un perímetro muy simple, lo que hace que el relleno juegue un papel crucial a la hora de calcular el tiempo de impresión.

La inmensa mayoría de usuarios de impresoras 3D usan Slic3r o Cura como software laminador. El primero tiene una gran variedad de rellenos para elegir que hacen modificar la resistencia estructural de la pieza y también los tiempos de impresión. El segundo sólo ofrece un tipo de relleno, en cuadrícula, ya que descartó el resto por no aportar gran utilidad en comparación con éste.

Si en MakerBot han tardado tanto tiempo en darse cuenta de algo tan evidente, es sintomático de que algo está pasando en la factoría de Brooklyn, Nueva York, donde ya han reducido plantilla en dos ocasiones este año, cerrado sus propias tiendas y además, la compañía, una división de Stratasys, se ha devaluado enormemente desde aquellos algo más de 400 millones de dólares por los que fue adquirida y retirada del circuito open source.

La empresa también hace alusión a la altura de capa variable, como uno de los factores para este incremento de velocidad, algo que los humildes usuarios de Slic3r ya disfrutamos desde hace bastante tiempo.

En resumen, un 'hito', según MakerBot, al que llegan casi dos años tarde en comparación con la comunidad open source.

 

Etiquetado como: Makerbot, Open Source
Aplicación: Tecnología