Stratasys invierte en una start-up para hacer impresoras 3D de metal de bajo coste

Redacción
Domingo, 01 Noviembre 2015
Stratasys invierte en una start-up para hacer impresoras 3D de metal de bajo coste

La empresa Desktop Metal, que apenas llega a unos pocos meses de vida, ya ha recibido 14 millones de dólares en una ronda de inversión donde han participado firmas de capital riesgo como NEA o Lux Capital, además del gigante de la impresión 3D Stratasys.

La firma, formada por profesores del MIT y antiguos empleados de SolidWorks, A123 Systems y Kiva Systems, ni siquiera tiene un prototipo funcional que haya sido oficialmente presentado, pero esto no ha sido impedimento para la lluvia de millones que ha conseguido.

La empresa se enfocará a la creación de impresoras 3D para usar metal como materia prima, que sean de bajo coste y puedan ser amortizadas por millones de pequeñas empresas que no pueden acceder a los modelos actuales valorados en cientos de miles de dólares y superando el millón en muchos casos.

El sistema que plantean no usa láser, como el conocido DMLS (sinterizado directo de metal con láser). "Queremos hacer una impresora 3D que puedas comprar, enchufar y empezar a usar en tu oficina. La impresión 3D con metal ha estado fuera del acance de la mayoría de empresas porque es muy cara y lenta. Estamos desarrollando un sistema que será rápido y económico", ha declarado Ric Fulop, CEO de la compañía. Fulop ha indicado que aún están en una fase muy incipiente del desarrollo para poder decir cuando estará disponible comercialmente.

"Estamos deseando colaborar con el gran equipo de Desktop Metal y ayudar a impulsar la innovación en nuestra industria", ha declarado Alon Elie, vicepresidente de desarrollo de Stratasys. "Aunque Desktop Metal está en una fase muy inicial y todavía está lejos el disponer de un producto comercial, creemos que la tecnología es muy prometedora", añadió Elie.

La impresión 3D con metal está revolucionando la industria, al permitir realizar piezas y objetos imposibles con otras tecnologías, el realizar prototipos reales y modificarlos sobre la marcha en cualquier momento, así como realizar repuestos bajo demanda, evitando disponer de grandes stocks, almacenaje y reduciendo el coste del transporte.

Numerosas indistrias como la aeronáutica, automovilística, medicina o la energética ya están usando la impresión 3D con metal, si bien su alto coste hace que sea rentable en casos muy puntuales.

Stratasys quiere así entrar en un sector de la impresión 3D en el que no tiene presencia como sí tiene su rival 3D Systems y otras empresas como Arcam, ExOne, EOS o Renishaw. La participación en la impresión 3D con metal de Stratasys se limita a la adquisición de la firma Solid Concepts, dedicada a la impresión 3D bajo demanda que usa máquinas de sus competidores.

Etiquetado como: Stratasys, metal