Ford alcanza las 500.000 piezas realizadas por impresión 3D

Redacción
Lunes, 09 Noviembre 2015
Ford alcanza las 500.000 piezas realizadas por impresión 3D

La tecnología de impresión 3D está despegando en la industria automotriz y Ford es uno de los adoptantes más devotos.

El fabricante de automóviles ha recurrido al uso de la impresión en 3D como parte del desarrollo de nuevos vehículos, incluyendo el  nuevo superdeportivo Ford GT. 

El principal beneficio del uso de la tecnología es la reducción significativa en el tiempo de desarrollo y un mayor número de iteraciones sobre los prototipos, lo que permite a los diseñadores e ingenieros de Ford probar rápidamente y refinar diferentes enfoques en una fracción de tiempo en comparación con los métodos tradicionales, además del ahorro económico.

Ford dice que puede imprimir una pieza en 3D en tan sólo unas horas y por tan solo 1.000 euros, lo que significa que puede experimentar más con diseños radicalmente innovadores. 

Por ejemplo, para el superdeportivo GT, los  diseñadores de la firma automovilística utilizaron la impresión 3D láser (SLS) para crear el volante al estilo de la Fórmula-1, con controles integrados, de transmisión y componentes estructurales ligeros que son claves para los batientes que permiten alzar las puertas como si se trataran de las alas de una gaviota.

Ford también utilizó la tecnología de impresión 3D para desarrollar el colector de admisión en el motor de la clase EcoBoost para el coche de carreras GT.

Otro modelo que se benefició de la técnica es el Mondeo Vignale, para el que Ford imprimió en 3D prototipos de piezas  como el  Vignale hexagonal utilizado en la parrilla superior frontal, con envolvente de aluminio, acabado metálico mate oscuro y envolvente de aluminio pulido, y la rejilla del alto brillo, con barras cromadas y detalles en las puertas.

Ford produjo recientemente su pieza impresa en 3D número 500.000 a nivel mundial desde que compró su primera máquina de impresión en 1988 (la tercera en el mundo en ese momento), lo que da una idea de la importancia que la impresión 3D está suponiendo en esta industria.

Por otra parte, Ford también apuesta por un uso más lúdico de la impresión 3D. Para los clientes que son dueños de impresoras 3D, Ford ofrece plantillas que les permitan crear modelos a escala del Ford GT, el Focus ST, el Fiesta ST, F-150 Raptor y cerca de otros mil modelos.

“La tecnología de impresión 3D ha cambiado completamente la manera en la que diseñamos y desarrollamos nuevos vehículos. Podemos ser más creativos a la hora de intentar encontrar soluciones potenciales, y para el cliente esto supone que nuestros coches pueden incorporar lo último en diseño y tecnología más fácilmente”, ha dicho el supervisor de Tecnología Rápida de Ford Europa Sandro Piroddi.

El primer paso para dar vida a un diseño es un boceto creado por el equipo de diseño de Ford. Los modelistas hacen una copia a escala en arcilla y más tarde otra a tamaño completo con el mismo material para evaluar las proporciones y desarrollar el diseño. Paralelamente, los escultores digitales crean una maqueta mediante diseño por ordenador (CAD).

Se desarrollan los dos modelos en conjunto, teniendo en cuenta los puntos fuertes de ambas disciplinas. Mientras que algunas piezas se realizan en arcilla, los elementos más complejos o detallados se realizan generalmente de manera digital y, a menudo, se imprimen en 3D.

 Aquí es donde entra en juego el equipo de Prototipo Rápido, ubicado en la central europea de Ford en Colonia, Alemania. Dependiendo de quién lo necesite, el departamento de diseño o los ingenieros, el equipo de Prototipado Rápido evalúa el diseño y empleará una técnica determinada para crear la pieza en la que están trabajando, incluida la impresión 3D.

Esta última requiere un software CAD que divide las piezas en capas finas como una hoja de papel para crear un prototipo impreso en 3D. Esto servirá como plantilla para la impresora 3D.

La robustez necesaria para la pieza prototipo determinará si se construye a partir de materiales incluidos plástico, arena o metal. Capa por capa, se funden los materiales en la forma deseada utilizando un láser. Después de imprimir, el material sobrante se disuelve y se finaliza la pieza puliéndola o pintándola. La pieza, ya completa, está lista y se envía al estudio de diseño o instalaciones de pruebas adecuadas.
 

 

 

 

 

Etiquetado como: Ford, automóviles, coches, vehículos
Aplicación: Tecnología