Protegido por la impresión 3D desde antes de nacer

Redacción
Viernes, 09 Octubre 2015
Protegido por la impresión 3D desde antes de nacer

El doctor Albert Woo, cirujano del Hospital Pediátrico de Saint Louis (Estados Unidos), ha revelado que por primera vez la impresión 3D ha sido utilizada en lo que podría denominarse "in útero" para diagnosticar una deformación facial y un riesgo grave en las vías respiratorias de un feto en el vientre de su madre, una mujer de 22 años que se hallaba en la trigésima semana de su embarazo.

Unos médicos de Michigan observaron una gran masa en el rostro del feto y  temieron que bloqueara las vías respiratorias del bebé durante el parto.

Los médicos no sabían qué era la anomalía, o si el bebé necesitaría atención de emergencia para respirar.

El uso de tecnología de impresión en 3D acabó con esas especulaciones, según el caso clínico publicado por la revista Pediatrics.

La madre se sometió a un ultrasonido, pero la imagen no proporcionó suficiente información debido a la posición del feto. Entonces se sometió a una IRM, pero una vez más los médicos no pudieron estar seguros de si las vías respiratorias estarían despejadas tras el parto.

Si las vías respiratorias estaban bloqueadas, el recién nacido necesitaría una intubación (la colocación de un tubo plástico en la tráquea) al nacer para ayudarle a respirar, temían los médicos.

Protegido por la impresión 3D desde antes de nacer

Una IRM especializada que se hizo luego capturó más datos, que los médicos de la Universidad de Michigan pudieron usar para construir un modelo en 3D. Entonces, imprimieron un modelo del rostro del feto con una impresora 3D.

El modelo predijo un labio leporino y una deformación en el paladar, sin obstrucción de las vías respiratorias. El parto y el alta del bebé no presentaron complicaciones, según el informe.

"En este caso específico en que un mal funcionamiento de las vías respiratorias era un posible problema importante, creo que (la impresión tridimensional) potencialmente nos puede ayudar a revolucionar el campo", afirmó el doctor Woo, director del laboratorio de impresión en 3D de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

Protegido por la impresión 3D desde antes de nacer

"De verdad ofrece una nueva herramienta para que los médicos estén mucho mejor preparados para afrontar los problemas de las vías respiratorias u otras anomalías congénitas que deben diagnosticar de forma crítica en el mismo instante en que los bebés nacen", añadió.

Woo, que no participó en el estudio, dijo que es posible que observar la imagen 3D en la pantalla hubiera sido suficiente, pero así es más difícil comprender aspectos de la fisiología, como la escala.

"Creo que no hay nada como poder sostener un objeto en la mano y tener la capacidad táctil tridimensional de evaluar algo", planteó Woo. "Por ejemplo, cuando se sostiene un modelo de un cráneo en las manos, es una experiencia completamente distinta".

El uso de la impresión en 3D en sí no presenta ningún riesgo para los pacientes, afirmó Woo, pero dos inconvenientes potenciales de la tecnología son su alto coste y el potencial de que se use en exceso.

Woo estimó que el software usado para crear el modelo cuesta entre 10.000 y 20.000 dólares al año.

Las impresoras de grado médico pueden costar entre varios miles de dólares (las más baratas) y cientos de miles de dólares (las impresoras de alta gama de precisión extrema), señaló el Dr. Oren Tepper, director de cirugía craneofacial del Sistema de Salud Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

En cuanto al caso de los médicos de Michigan, la naturaleza grave de la posible emergencia justificó el uso de un modelo impreso en 3D, dijo Tepper.

"Lo que en realidad hizo que fuera adecuado fue la gravedad de la enfermedad y el peligro de no tener unas vías respiratorias abiertas tras el nacimiento", comentó Tepper, que tampoco participó en el estudio.

A medida que investigadores y médicos descubran más usos para la tecnología 3D y los costos se reduzcan, Tepper espera que su aceptación se amplíe.

"Yo cada semana aprendo algo nuevo, y aprendo algo fuera de mi especialidad", dijo Tepper, que ha usado modelos impresos en 3D para orientarse en reconstrucciones faciales.

"Todavía se está investigando en otras industrias, y en realidad no se sabe qué sucederá, pero estoy seguro de que será de rutina en la medicina", añadió.

Woo se mostró de acuerdo en que la gente apenas comienza a darse cuenta del potencial de la tecnología de impresión en 3D.

"Es sorprendente la rapidez con que esta tecnología ha evolucionado, y seguirá evolucionando muy rápido", dijo Woo. "La impresión en 3D puede ofrecer mucho más, no solo en el sector médico sino en nuestras vidas cotidianas".

Etiquetado como: feto, bebé
Aplicación: Medicina