Vaso de whisky espacial por impresión 3D

Redacción
Miércoles, 09 Septiembre 2015
Vaso de whisky espacial por impresión 3D

La compañía fabricante de la marca de whisky Ballantine´s ha recurrido a la impresión 3D para fabricar un vaso espacial que podría permitir en el futuro, cuando se autorice la ingesta de bebidas alcohólicas en las naves que atraviesen el cosmos, el consumo de whisky en condiciones de gravedad cero. Además de este recipiente impreso en 3D, la empresa ha fabricado un lote de esta bebida destinada específicamente para que sea ingerida en el espacio algún día.

“El desafío de desarrollar un vaso de whisky para el espacio es el mismo que afrontan los diseñadores de cohetes, que en última instancia es manejar líquidos en un entorno de gravedad cero”, afirma James Parr, investigador de la Open Space Agency.

Hasta ahora el espacio sólo lo han visitado 350 personas, pero según él durante la próxima década se van a disparar el turismo espacial y los viajes espaciales privados. “Ya no solo se trata de la ingeniería ni de la funcionalidad, sino que ahora tenemos que diseñar según la estética, la experiencia, la caducidad, y el vaso espacial es un ejemplo de esta nueva era del diseño espacial. Ballantine´s  se interesa en explorar este concepto porque marca el futuro al que se encamina la humanidad. Existe una categoría de personas, a las que llaman astroprendedores, que están creando empresas y servicios para el espacio. El vaso espacial es un símbolo de esta nueva frontera”, asegura Parr.

El investigador relata que cuando se suprime la gravedad todo cambia, por lo que llevaron el vaso a probarlo al Z.A.R.M. (Centro de Tecnología Espacial Aplicada y de Microgravedad) en Bremen, Alemania.

Vaso de whisky espacial por impresión 3D

Allí, se aprovecharon los 146 metros de altura de la Torre ZARM (o Fallturm como también se conoce) para lanzar el vaso dewhisky y filmar su caída. Esta torre es usada por los científicos para arrojar objetos, ya que permite simular las condiciones de microgravedad de la ISS (International Space Station) durante los 4,7 segundos que dura la caída.

“Sabíamos que en principio funcionaría con el agua.El agua es polar, tiene las llamadas fuerzas Van der Waals. En gravedad cero se transforma en una sustancia gelatinosa. Pero con el whisky no lo sabíamos. Porque no tiene el mismo nivel de polaridad”, indica.

Open Space Agency diseñó unas 20 formas distintas de resolver el problema de la gravedad, buscando a la vez el modo de que los expertos en whisky pudieran experimentar una degustación cercana a la terrestre en un entorno donde hay muy poca gravedad.

“Queríamos asegurarnos de que eso no afectaría el sabor por eso usamos plásticos de calidad médica y también oro, que es muy poco reactivo. El vaso espacial está impreso en 3D, que es una tecnología del futuro. Así es como se crearán las cosas en el espacio. De hecho hay una impresora 3D en la estación espacial internacional. Podrían imprimir un vaso espacial ahora mismo y se resolvería el problema que tienen para tomar líquidos”, cuenta Parr.

El objetivo de la Open Space Agency es permitir al ciudadano participar en la exploración espacial, usando maquinaria y tecnologías libres, para contribuir a la auténtica exploración espacial, asegura Parr. Asimismo, los diseñadores e ingenieros de esta empresa le pidieron a Ballantine´s, producir un whisky para el espacio con más sabor y que se comportará como el agua en el espacio.

“El factor clave para preparar esta nueva mezcla que podrá tomarse en el espacio es tener en cuenta lo que ya sabemos de los sabores y el consumo de comida y bebida en el espacio. Retocando ligeramente la receta, mi esperanza fue emular los sabores que hay en La Tierra y por eso añadí a la mezcla una malta madurada en barricas de jerez, lo justo para darle un poco más de sabor y una nueva dimensión a la mezcla espacial”, afirma Sandy Hyslop, maestro meszclador del whisky Ballentine´s, sobre el lote especial para tomar en el espacio.

“Sería una posibilidad fabulosa que mi hijo pudiera viajar al espacio y disfrutar de un Ballentine´s que yo hubiera creado muchos años antes”, concluye Hyslop.

En el vaso en sí no hay cristal, sino que está hecho de plástico impreso en 3D, que encierra la bebida. La base de oro y el diseño impreso en 3D  sirven  para  evitar que la bebida flote, aprovechando la tensión superficial: un canal sale directamente de la base al borde del vaso para beber el whisky. Además, para rellenar el vaso hay que introducir el líquido por la base a través de una válvula.

 

 

Etiquetado como: whisky, espacio, espacial, Ballantine´s
Aplicación: Tecnología