La impresora 3D iBox Nano genera decepción entre sus mecenas

Redacción
Sábado, 05 Septiembre 2015
La impresora 3D iBox Nano genera decepción entre sus mecenas

La impresora 3D iBox Nano saltó a los medios como una impresora 3D miniatura de alta resolución a un precio muy reducido que, tras una exitosa campaña de crowdfunding con más de 1600 financiadores y casi 500.000 dólares recaudados parecía que todo iría sobre ruedas.

Como otras muchas campañas de crowdfunding, los retrasos de varios meses en los plazos previstos, los cambios durante el proceso de diseño han desesperado a sus mecenas que critican duramente a la empresa.

Curiosamente, la empresa ha lanzado un comunicado en el que asegura que han producido y enviado 2.000 unidades, aunque los comentarios que siguen apareciendo en la web de crowdfunding no parece que compartan esta optimista visión.

A los que critican que el orden de entrega está siendo arbitrario, se les suman los que reciben la impresora 3D rota y los que se quejan porque no encuentran una fuente de alimentación adecuada, ya que la iBox Nano no la incluye y para colmo, los que pagaron un extra de 25 dólares para recibirla el pasado mes de julio, todavía están esperando.

La realidad es que esto es lo habitual en este tipo de proyectos más frecuentemente de lo que nos gustaría, recordemos otros casos 'sonados' como Pirate3D o Lix que son célebres 'fail' de la impresión 3D por crowdfunding, aunque hay otros como 3Doodle o The Micro que han demostrado ser ejemplos a seguir.

La iBox Nano es una impresora 3D de tipo estereolitografía que usa un display LCD como máscara y LEDs ultravioleta como fuente de luz para el curado de la resina fotosensible. Con un minúsculo tamaño de fabricación de 40x20x90 mm, fue lanzada al crodfunding desde 189 dólares.

Etiquetado como: iBox Nano, crowdfunding
Aplicación: Ocio