Coches impresos en 3D para los estudiantes de la Universidad de Michigan

Redacción
Lunes, 21 Septiembre 2015
Coches impresos en 3D para los estudiantes de la Universidad de Michigan

Un grupo de smartcars autónomos fabricados con impresora 3D circularán por la Universidad de Michigan (Estados Unidos) transportando a estudiantes, profesores y personal a clases, laboratorios y oficinas. Estos vehículos presumen de ser coches de baja velocidad y alta tecnología y el Campus Norte de la Universidad será uno de los primeros sitios en donde se probarán para el transporte autónomo y a la carta. “El objetivo de los smartcars es que comencemos a comprender los desafíos de un sistema de transporte a la carta construido alrededor de coches autónomos,” manifestó Edwin Olson, profesor asociado de ingeniería eléctrica y ciencias de la computación, que lidera el proyecto.

Como parte de una  primera fase del proyecto, los investigadores de la Universidad de Michigan recibieron un coche fabricado con impresora 3D de la empresa de tecnología Local Motors.

La compañía dio a conocer tanto su vehículo de baja velocidad como su primer vehículo todo terreno impreso en 3D en una conferencia en Tempe, Arizona. Se espera que el smartcar autónomo fabricado con impresora 3D llegue al campus de la Universidad de Michigan en pocos días.

Durante el próximo año, los investigadores de la Universidad de Michigan desarrollarán capacidades de autonomía y construirán un programa para que los usuarios de smartphone puedan solicitar un viaje a través de sus teléfonos.

El smartcar autónomo fabricado con impresora 3D se probará en MCity, el sitio de prueba de coches autónomos.  Los investigadores esperan entender las preferencias y expectativas de sus pasajeros, la coordinación de las rutas de una flota de vehículos, y encontrar la manera de equilibrar la oferta y la demanda. “Estos factores, no sólo la tecnología de auto-conducción, son fundamentales para la viabilidad económica y aceptación social de un servicio de transporte a gran escala”, dijo Olson.

En MCity y más tarde en el Campus Norte de la Universidad de Michigan, los investigadores experimentarán con algunos métodos para simplificar los retos de autonomía aprovechando la escala más pequeña de un campus. Podrían añadir puntos de referencia para ayudar a los vehículos a navegar, por ejemplo, o incluso pintar una línea azul en el asfalto de las carretas para que los coches las sigan.

Estas medidas ayudan a que la autonomía sea segura y barata, pero son difíciles de lograr a escala nacional. Además del campus universitarios, los coches autónomos de baja velocidad podrían ser útiles en lugares como campus corporativos, parques de atracciones, aeropuertos, comunidades de vida asistida y centro de las ciudades.

Aplicación: Automoción, Industria