Un dron impreso en 3D reparte por primera vez medicamentos en Estados Unidos

Redacción
Lunes, 20 Julio 2015
Un dron impreso en 3D reparte por primera vez medicamentos en Estados Unidos

La Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA) ha otorgado su primer permiso a una compañía australiana especializada en la fabricación de drones, Flirtey, para repartir medicamentos en el estado de Virginia con uno de estos aparatos voladores dirigidos por control remoto.

Esta prueba fue diseñada para demostrar el potencial de los aviones no tripulados para llegar rápidamente a lugares de difícil acceso y zonas aisladas.

El dron debía transportar fármacos entre una farmacia el condado de Wise y una clínica sita en una zona rural.

En un transporte normal por carretera, debido a la sinuosidad del terreno, habría hecho falta una hora y media en cubrir la distancia entre un punto y otro. El dron, modelado por impresora 3D y compuesto por piezas de aluminio y de fibra de carbono empleó sólo 20 minutos en cubrir los 30 kilómetros.

Un dron impreso en 3D reparte por primera vez medicamentos en Estados Unidos

En total, 24 medicamentos fueron entregados de forma segura por este método.

Hasta ahora, la FAA se había resistido a expedir autorizaciones de este tipo, por considerar los drones de uso civil poco menos que juguetes o armas potenciales. Sin embargo, este caso demuestra que su política está cambiando. de hecho, el coloso Amazon ha obtenido el derecho a experimentar, bajo estrictas condiciones, la entrega de paquetes mediante drones en Washington.

Google, por su parte, trabaja desde el año 2013 en su proyecto 'Wind' (Viento) en el estado australiano de Queensland, en la misma línea.

 

 

 

Aplicación: Medicina