Violeta, la niña que vuelve a sonreír gracias a la impresión 3D

Redacción
Miércoles, 29 Abril 2015
Violeta, la niña que vuelve a sonreír gracias a la impresión 3D

Violet (Violeta) Pietrok, la niña de dos años natural de Portland (Oregón, Estados Unidos), cuya historia conmovió al mundo al saberse que había nacido con un rostro totalmente deforme (sufría displasia frontonasal, de la que sólo se conocían previamente un centenar de casos) y que los médicos se lo habían reconstruido mediante complejas intervenciones quirúrgicas en las que se valieron de la ayuda de la impresión 3D:

http://www.imprimalia3d.com/noticias/2015/01/26/004203/le-reconstruyen-cara-ni-violeta-ayuda-impresi-n-3d

ha vuelto a sonreír a medida que evoluciona favorablemente con el paso del tiempo.

Específicamente, la displasia frontonasal provoca el ensanchamiento de los rasgos faciales, especialmente en la región entre los ojos.

Como se puede ver en la foto superior, obstaculizadaba la visión de Violeta y le hacía asemejarse a la de un pájaro. No tenía cartílago en la nariz, y sí una gran hendidura central en su cara, más un crecimiento por encima de su ojo izquierdo.

Ahora, la mayoría de estas complicaciones pueden ser tratadas a través de la cirugía estética, pero debido a la gravedad de las  deformidades la operación tendría que ser de larga duración y peligrosa.

Afortunadamente, John Meara, cirujano jefe de Cirugía Pediátrica del Hospital Infantil de Boston, tenía una impresora 3D cerca para ayudarle a prepararse adecuadamente.

Meara desarrolló cinco moldes diferentes de cráneo de Violet, basados en la tomografía computarizada. Estas réplicas impresas en 3D del cráneo permitieron al cirujano planificar por completo todos los cortes e incisiones necesarios durante la cirugía, destacando problemas potenciales antes de que pudieran producirse.

Violeta, la niña que vuelve a sonreír gracias a la impresión 3D

Violeta, la niña que vuelve a sonreír gracias a la impresión 3D

Este proceso de planificación le llevó meses, a partir de moldes realizados a base de las exploraciones hechas en el momento del primer cumpleaños de Violeta, y otras registradas durante el resto del año. "Esto no es como la práctica de tiros libres," declaró el cirujano a la prensa . "No se puede salir y tratar y si pierde, volver a intentarlo. Para Violet, de hecho, modifiqué mis osteotomías [cortes óseos] basándome en algo que yo era capaz de ver que sucedía en el modelo", añadió Meara.

 

 

A pesar de tan concienzuda preparación durante los meses previos, Violeta estuvo en el quirófano durante casi siete horas, en las cuales el cirujano hizo referencia en repetidas ocasiones a los modelos impresos en 3D:  'El valor de modelos como éstos  es enorme", dijo Meara , que añadió: " Esto me da la posibilidad de ver en este modelo mejor que yo en la sala de operaciones".

Violeta, la niña que vuelve a sonreír gracias a la impresión 3D

Y los resultados  definitivamente han valido la pena. A sus dos años de edad, Violeta ahora puede sonreír, reír y bailar y mostrarse alegre de nuevo, seis meses después de la intervención quirúrgica a que fue sometida.

Su madre, Alicia Taylor, dijo a los periodistas que la cara de Violeta ahora puede ser tan expresiva como cualquiera de las caras de los otros niños de su edad.

Sin embargo, el camino hacia la recuperación ha sido largo. Se tardó más de seis semanas en que pudiera recuperar todas sus funciones. Hubo algunas complicaciones,  lo que obligó a Violeta a someterse a una nueva ronda de cirugía, como la que hubo que practicarle para descomprimir una cicatriz. Pero los puntos fueron finalmente retirados tres meses más tarde, justo a tiempo para el segundo cumpleaños de la niña. "Tengo grandes esperanzas en ella", ha afirmado el doctor Meara, que continuó: "Ella es brillante, tanto por su personalidad como por su capacidad cognitiva. Voy a querer verla y hacer un seguimiento de su progreso cada año".

A su madre, sin embargo, le ha llevado un tiempo acostumbrarse a la apariencia de su hija.

Violeta, la niña que vuelve a sonreír gracias a la impresión 3D

Desde entonces, nada más que ha habido sonrisas en la casa de Violeta. Según madre, su hija ha sido muy alegre en el dolor y  siempre se está riendo. 

Aunque serán necesarios nuevos retoques cosméticos a lo largo de los próximos años, Alicia Taylor está convencida de que valdrá la pena en el largo plazo: "Esto tendrá un gran impacto en su calidad de vida y en la forma en que  la perciben".

 

Aplicación: Medicina