La combinación drones/impresión 3D ayuda a salvar los rinocerontes

Redacción
Viernes, 29 Mayo 2015
La combinación drones/impresión 3D ayuda a salvar los rinocerontes

El rinoceronte es una de las especies animales más amenazadas de extinción del planeta debido a los cazadores furtivos, que los matan para vender en el mercado negro su cuerno, al que en las culturas orientales se atribuyen poderes afrodisiacos.

Para tratar de contener a los cazadores furitvos, algunos Gobiernos africanos han llegado a desplegar hasta tropas de sus ejércitos, pero sin resultados apreciables, debido a las enormes extensiones de terreno que hay que vigilar y a las dificultades que plantean los mismos.

Finalmente, la aparición de las nuevas tecnologías puede coadyuvar a la salvación del paquidermo africano, especialmente una combinación de drones o aviones no tripulados y de la impresión 3D para fabricarlos y/o repararlos a bajo coste y mantenerlos operativos durante más tiempo y de forma rápida sobre el terreno.

La wcUAVc, organización fundada por la princesa hindú Aliyah Pandolfi, convocó en su momento un concurso internacional para la construcción de drones por impresión tridimensional, con el fin de emplearlos en la detección de los cazadores furtivos, especialmente en el parque nacional Kruger, de Suráfrica.

La combinación drones/impresión 3D ayuda a salvar los rinocerontes

Asimismo, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España desarrolló un sistema de vigilancia mediante drones con la misma finalidad de salvar los rinocerontes y que se probó en fincas privadas de la provincia surafricana de kwaZulúNatal.

http://www.imprimalia3d.com/eventos/avi-n-no-tripulado-dron-impreso-3d-contra-caza-furtiva

La iniciativa que en esta línea está consiguiendo más éxito es la que, según informa Air Sepherd, se está desarrollando en el parque surafricano de Hluhluwe Imfolozi, donde se ha pasado de entre nueve y doce rinocerontes abatidos mensualmente por los furtivos a ninguno en medio año. Todo gracias a drones que pueden ser reparados sobre la marcha gracias a la impresión 3D.

Guiados por una supercomputadora que predice dónde aparecerán los furtivos, estos robots voladores muestran a los equipos de guardabosques dónde pueden arrestar a los asesinos antes de que estos sean capaces de hacer el primer tiro. Mientras tanto un grupo en tierra, equipado con una impresora 3D, mantiene a los drones en lo alto fabricando repuestos para las máquinas en vuelo. «Funciona porque podemos ver a los animales y a los furtivos en la oscuridad con nuestras cámaras, que captan las temperaturas corporales. Por ende ya sabemos a donde irán a estar antes de que lleguen», explicó John Petersen, presidente de la fundación sin fines de lucro Lindbergh, con base en Minnesota, quien además dirige Air Shepherd. 

Así, los drones constituyen una nueva esperanza para salvar a los rinocerontes y elefantes africanos que hoy se encuentran en peligro de extinción, debido a la alta demanda de su marfil y cuernos. En los últimos tres años, los furtivos han matado 100.000 elefantes africanos y el año pasado más de 1.200 rinocerontes fueron asesinados sólo en Suráfrica. Los ecologistas predicen que ambas especies podrían extinguirse definitivamente en 20 años a menos que esta masacre se detenga. 

En cada dron se encuentra incorporado un plan generado por un algoritmo que puede estimar con un 93% de precisión dónde estarán los rinocerontes en cualquier momento, así como también saber dónde y cuándo aparecerán y atacarán los furtivos. Está basado en el mismo código para determinar dónde los insurgentes pondrían bombas en Irak y Afganistán. 

Thomas Snitch, profesor de ciencias computacionales de la Universidad de Maryland, desarrolló el algoritmo de Air Shepherd y trata a los rinocerontes como soldados estadounidenses. Así como las tropas se mueven dentro de ciertas rutas en ciertos momentos, de la misma manera lo hacen los rinocerontes, los elefantes y los furtivos. «La clave está en anticipar dónde será el área de conflicto y dónde se toparán ambas partes», señaló Snitch a la revista Sierra el año pasado. 

Al unir los datos históricos de los radio collares de rinocerontes, los cuales informan sobre ataques de furtivos, hora del día, clima y estación del año, el equipo de Air Shepherd puede interceptar a los furtivos antes de tener la oportunidad de poner las manos sobre uno de estos animales. Hasta el momento los drones han realizado 760 misiones en 1.000 horas y en ese tiempo no ha habido ni siquiera un incidente de caza. 

«Funciona porque en vez de tratar de cubrir 2.500 kilómetros cuadrados de territorio, nosotros precisamos un área de 5 km2 que sabemos puede ser el lugar preciso donde estarán los furtivos y los animales», indicó Petersen. Con patrullas de guardabosques vigilando, los drones se convierten en los ojos del cielo nocturno, y la noche es el momento del día cuando el furtivismo se da con mayor frecuencia. Cada dron está dotado de una cámara infrarroja que transmite en vivo lo que observa en el suelo. 

De vuelta en Maryland (Estados Unidos), una supercomputadora crea nuevos planes de vuelo basados en los datos más recientes disponibles. Esta información es integrada en los drones, los cuales entonces patrullan con piloto automático, sondeando las áreas que tengan mayores probabilidades de ser asediadas por furtivos. Si un dron detecta a un furtivo, el equipo de control desde tierra se pone en acción, alertando al equipo de guardabosques más cercano sobre la amenaza que se está presentando. Los guardabosques de despliegan y detienen a los furtivos antes de que puedan herir a los animales. 

En Suráfrica, el éxito del programa puede rastrearse en UAV & Drone Solutions

 

http://www.uavdronesolutions.com/

 

donde se ofrece una máquina voladora capaz de resistir múltiples vuelos prolongados en la jungla africana. «De por sí ya es difícil encontrar un dron capaz de lidiar con el peso de la carga del equipo de vigilancia en vuelos a larga distancia y que al mismo tiempo sea lo suficientemente ágil como para aterrizar en los arbustos africanos, así como también que sea lo suficientemente conveniente en términos económicos, de manera que en caso de desperfecto no ponga en peligro la misión», dijo Rob Hannaford, director técnico de UAV & Drone Solutions. 

Hannaford se ha enfocado en un dron eléctrico que pueda volar por dos horas. Son muy silenciosos, fáciles de maniobrar en despegue y aterrizaje en espacios estrechos, y con una tecnología tan económica que la pérdida de un ala no constituye un gran gasto. Al patrullar, el equipo va rotando los drones, para recargar sus baterías e introducirles nueva información, pero al menos un dron se mantiene siempre en el aire. «Tenemos una impresora 3D en la camioneta que puede construir partes del dron», dijo Hannaford. «Podemos reparar casi cualquier parte de estos drones con esta impresora y un poco de pegamento». 

Petersen dijo que Air Shepherd ha recibido solicitudes de asistencia de siete países de Africa amenazados por furtivos, incluidos Suráfrica, Tanzania y Namibia. Hoy en día, hay sólo un equipo en el campo, junto con su camioneta todo terreno súper equipada. 

«Nos gustaría contar con 45 ó 50 de estos equipos, para lograr detener definitivamente el furtivismo en estos siete países», afirmó Petersen. Con un costo operativo de aproximadamente $500.000 dólares anuales por cada equipo, resulta bastante costoso. Sin embargo, es un costo que podría cambiar las reglas del juego en el comercio ilegal de la vida salvaje de 19 millones de dólares. Pero Air Shepherd está tratando de reunir $500.000 en Indiegogo para poder mantener al equipo operando el próximo año. «Queremos ser capaces de duplicar la efectividad que este equipo ha logrado», dijo Petersen. «Cuando la gente vea lo que este programa es capaz de lograr, debiese ser fácil reunir la cantidad necesaria para financiarlo». 

Mientras tanto, Hannaford no pierde el tiempo. Su equipo se ha desplegado en el límite del Parque Nacional Kruger de Sudrfrica con Mozambique, donde 672 rinocerontes fueron cazados en 2014. «Sabemos que no es la panacea en términos de acabar con el furtivismo, pero es una herramienta altamente efectiva entre las herramientas que tenemos disponibles», dijo Hannaford. «Cuando llegamos a la zona, el furtivismo se acaba».

 

 

Aplicación: Tecnología