El escaneado y modelado 3D, claves para recuperar una escultura de Miguel Angel

Redacción
Martes, 31 Marzo 2015
El escaneado y modelado 3D, claves para recuperar una escultura de Miguel Angel

La Fundación Casa Ducal de Medinaceli-Sevilla ha atendido una invitación de la Fundación Amigos del Museo del Prado para exponer en la pinacoteca madrileña, dentro del programa 'La obra invitada', el San Juan Bautista Niño, también conocido como el San Juanito, la única escultura de Miguel Angel existente en España, propiedad del ducado sevillano, cuyo titular es Ignacio Medina, también duque de Segorbe.

La estatua, de 1,30 metros de altura, ha sido reconstituida por el Opifidio delle Pietre Dure de Florencia (Italia), a partir de los catorce fragmentos originales que quedaron tras ser destrozada durante la guerra civil española.

En el proceso de reconstitución se ha tardado casi veinte años. Lo primero fue hacer un modelado en 3D, previo escaneado de cada pieza; luego se creó una réplica para visualizar los volúmenes perdidos, se reprodujeron con nylon y fibra de vidrio los fragmentos y se montaron con pernos de acero inoxidable encajados entre las piernas y el tronco del árbol en el que se apoya San Juanito.

Otra complicación fue el montaje de la cabeza y los brazos, pero se consiguió "un encaje perfecto" con un "inédito" sistema de imanes.

Las junturas entre las piezas se ha realizado con un material sintético, se le ha dado un pátina para homogenizar el conjunto y se ha utilizado láser para limpiar los fragmentos carbonizados.

El escaneado y modelado 3D, claves para recuperar una escultura de Miguel Angel

La "gran esperanza" es que, en un futuro, puedan recuperarse otros fragmentos y, dado que todo el material que se ha empleado para la restitución es "reversible y retractable", será "fácil" eliminarlo y reemplazarlo por el mármol.

La Fundación Casa Ducal de Medinaceli-Sevilla es la propietaria de la pieza, esculpida en 1495 por un joven Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564), trasladada a España en 1537, destruida el 26 de julio de 1936 en el bombardeo de la Capilla del Salvador de Úbeda (Jaén), llevada al Opificio delle Pietre Dure de Florencia para su restauración en 1995 y reintegrada a España en 2013.

El escaneado y modelado 3D, claves para recuperar una escultura de Miguel Angel

El duque de Segorbe ha explicado que el Opificio florentino aceptó "el doble desafío" de restaurar a partir de los 14 fragmentos que se hallaron de la escultura original y hacerlo con un criterio que permitiera la mejor de las "restituciones".

"Se ha empleado una técnica pionera para lograrlo, y, en paralelo, Francesco Caglioti ha hecho un estudio que prueba, sin dudas, como ya había intuido Manuel Gómez Moreno en 1930, la autoría", ha añadido el duque.

De Medina ha reconocido que estuvo "muy nervioso" hasta que el italiano le confirmó que, efectivamente, aquella obra "absurdamente maltratada" había salido de "la flama" de Miguel Ángel.

Para el director del Prado, Miguel Zugaza, la exhibición es "un acontecimiento histórico" a la vez que "una denuncia de todas las acciones bárbaras e iconoclastas que se cometen en el mundo".

El escaneado y modelado 3D, claves para recuperar una escultura de Miguel Angel

Según ha explicado Stefan Schroeder, jefe del departamento de Escultura del Prado y comisario del proyecto, la escultura, que corresponde a la misma época que los relieves de Madonna della Scala o el dibujo de la Madonna de Manchester, fue donada por el duque de Florencia, Cosmé I de Medici, a Francisco de los Cobos, secretario del emperador Carlos V.

Este, a su vez, la envió a su villa de Sabiote, a 9 kilómetros de Úbeda. A su muerte se trasladó a la Capilla del Salvador de Úbeda para exponerla en el altar mayor, en un lateral del retablo de la Transfiguración de Alonso Berruguete.

El escaneado y modelado 3D, claves para recuperar una escultura de Miguel Angel

Un bombardeo destruyó la capilla el 26 de julio de 1936, y "en esos mismos días" se encendieron fogatas dentro del recinto, al que fue arrojada la cabeza de San Juanito, que aún muestra, como si de un gran angioma se tratara, las huellas del fuego.

La directora del departamento de Materiales Pétreos del Opificio, Cristina Improta, ha precisado que, a pesar de que el taller florentino es uno de los mejores del mundo en restauración, han tardado "tanto" porque no tienen "una varita mágica".

Por eso, ha dicho, cuando en 1995 les llegaron los 14 fragmentos, es decir, el 40 % de la escultura original, se les sometió a "muchísimos" análisis y estudios, pero no fue hasta 2011 cuando dispusieron de las "ventajas tecnológicas" que permitieran "una intervención exitosa".

 

 

 

 

 

Aplicación: Arte y cultura
País: España