Cinco animales salvados por la impresión 3D

Redacción
Miércoles, 11 Marzo 2015
Cinco animales salvados por la impresión 3D

Esta es la historia de cinco animales cuya vida ha cambiado o cambiará gracias a la impresión 3D:

1) El tucán Grecia

Cuatro empresas locales de Costa Rica han promovido una campaña internacional de recaudación de fondos para crear por impresión 3D una prótesis de pico a la medida de un tucán llamado Grecia, al que unos gamberros se lo destrozaron a golpes de forma salvaje:

 

 

2) El perro Derby

El del can Derby es un caso especial en el mundo de la impresión 3D. Nació con las patas delanteras deformadas y los intentos iniciales de atarlo a un carro de ruedas no funcionaron. Por suerte, sus dueños tenían nociones de impresión tridimensional, tecnología con la que le imprimieron unas prótesis adaptadas  que no sólo le ayudan a caminar y moverse, sino también a correr como un perro de verdad.

 

 

3) El pequeño Bubbles

El perro Bubbles nació sin sus patas delanteras. Sus dueños se negaron a sacrificarlo o a dejarlo en una perrera. En lugar de eso compraron una impresora 3D  y metódicamente fueron probando el diseño de un carro que pudiera sustituir las extremidades que le faltaban. Finalmente, dieron con el diseño adecuado y luego subieron los ficheros a Internet para que cualquier persona pudiera imprimirlos para otros animales en situación similar.

 

 

4) El pato Buttercup

Un pato nacido con una pata deforme e invertida hacia atrás tenía pocas posibilidades de llevar una vida normal. Esa era la situación de Buttercup cuando terminó en un santuario de aves acuáticas en Arlington (Estados Unidos). Para entonces, ya le habían tenido que amputar la pata, por razones médicas. Por suerte para él, un informático del refugio se puso en contacto con una empresa de impresión 3D, NovaCopy, que de forma altruista imprimió una prótesis para el animal, con lo que puede realizar una vida relativamente normal.

 

 

5) El chihuahua TurboRoo

El perrito chihuahua TurboRoo nació sin patas delanteras debido a un problema genético. Terminó en el consultorio de un veterinario, donde uno de los empleados se prendó de él y lo adoptó de forma permanente.

El presidente de una empresa de impresión 3D llamada 3dyn conoció su historia y se ofreció a ayudaqrle.

Hoy día, un carrito especialmente adaptado creado para él reemplaza sus patas delanteras y le permite moverse con soltura.

 

 

Aplicación: Tecnología