Primer motor para aviones a reacción por impresión 3D

Redacción
Viernes, 27 Febrero 2015
Primer motor para aviones a reacción por impresión 3D

Un consorcio formado por la Universidad de Monash, sita en Melbourne (Australia), y la empresa Amaero Engineering ha logrado fabricar el primer motor del mundo para aviones a reacción mediante la tecnología de impresión 3D.

El proyecto comenzó hace dos años, cuando la empresa aeroespacial francesa Safran pidió a los científicos de Monash que fabricaran  uno de sus antiguos motores.

Actualmente, los científicos australianos producen prototipos secretos para esta empresa francesa, así como para Boeing y Airbus.

Se espera que el nuevo motor derive en aviones a chorro que sean más baratos, ligeros y más eficientes en cuanto al uso de combustible.

Este invento, que abre la puerta a fabricar motores en cuestión de días en lugar de meses, ha captado la atención de empresas aeronáuticas como Airbus, Boeing y la fabricante de material militar Raytheon.

Primer motor para aviones a reacción por impresión 3D

La ventaja es que se puede "obtener rápidamente el producto final, por lo que las ventajas de esta tecnología son la rápida creación de un prototipo y la producción rápida de estos prototipos a gran escala", enfatizó el subdirector de investigaciones de la Universidad de Monash, Ian Smith.

Primer motor para aviones a reacción por impresión 3D

Además, "se pueden producir partes a la medida que no se podrían fabricar con las tecnologías clásicas de ingeniería", agregó Smith.

"Somos -continuó- el único centro en el mundo que ha desarrollado los materiales que entran en las impresoras, para que podamos hacer cosas de calidad suficiente".

Primer motor para aviones a reacción por impresión 3D

Para Smith, la tecnología 3D puede dar mucho de sí. Solo hemos "empezado a arañar la punta del iceberg", concluyó.

 

 

Por otra parte, durante los días 17 y 18 de febrero varias decenas de expertos investigadores, así como responsables de firmas aeronáuticas como Airbus, Boeing o Avio Aero, entre otros han analizado en Londres las posibilidades de la fabricación aditiva o impresión 3D, en el curso de una conferencia internacional sobre fabricación aditiva aplicada a los sectores de defensa y aeronáutica.

Por parte de España, Luis Portolés, responsable de Mercados Estratégicos y Explotación I+D de AIMME, hizo una exposición sobre las ventajas de la fabricación aditiva y sobre la necesidad de profundizar en el proceso de certificación y cualificación de este novedoso proceso productivo. El experto de AIMME apuntó en su intervención que algunas normas ya pueden utilizarse como referencia para la validación de las piezas, pero deben ser aprobadas por los fabricantes y por las autoridades competentes.

En este sentido, Portolés confirmó que la fabricación aditiva es una firme candidata para la fabricación de piezas y componentes tanto para piezas originales, como para piezas de sustitución y de mantenimiento. Sin embargo por su peculiaridad de fabricar las piezas de manera singular y unitaria, Portolés aprovechó su intervención para recalcar la necesidad de un proceso de certificación y cualificación estandarizado.

Portolés, como el resto de ponentes, señaló las elevadas exigencias en materia de seguridad y calidad que tienen tanto el sector de defensa, como el sector aeronáutico. Y estas exigencias asimismo demandan unas cualificaciones que garanticen la homogeneidad de las piezas, la posibilidad de reproducirla con los mismos parámetros y una calidad total.

Esta idea también la trasladó en su participación en la mesa redonda sobre los retos de la Fabricación Aditiva donde también estuvo presente.

Etiquetado como: motor, aviación, Monash, Australia
Aplicación: Aeroespacial, Industria