Local Motors estudia construir fábricas de coches impresos en 3D en Alemania y Francia

Redacción
Martes, 03 Marzo 2015
Local Motors estudia construir fábricas de coches impresos en 3D en Alemania y Francia

A su regreso de de la guerra de Irak en 2005, el marine del ejército estadounidense Jay Rogers decidió que debía hacer algo para que el mundo sea mejor. Dada su pasión por los coches, creó una empresa de automóviles de un nuevo tipo, Local Motors, en el año  2007. Su proyecto se basa en la comunidad de código abierto para producir localmente, con los empleados locales, pequeñas series de vehículos que satisfagan las necesidades de la población nativa y por un nuevo método, la impresión 3D, como ya ha demostrado con el modelo Strati, impreso en tan sólo unos días:

http://www.imprimalia3d.com/noticias/2014/10/08/003397/conduciendo-primer-coche-impreso-3d

 

Por cierto, también crea un nuevo modelo integrado de producción, casi totalmente digitalizado, en micro-fábricas. Jay Rogers ha concedido una entrevista a la publicación francesa L´Usine Dogitale, en la que habla sobre el funcionamiento de su empresa, su visión de la transformación de la industria del automóvil y sus planes para dar el salto desde los Estados Unidos a Europa.

-La Factoría Digital: ¿Puede decirnos cuál es el modelo de Local Motors?

-Jay Rogers: Hemos hecho de nuestra teoría inicial una realidad: la producción a pequeña escala, que llega al mercado mucho más rápido, con la producción y venta locales. Y para lograrlo contamos con un diseño de la comunidad de código abierto y con la ingeniería de materiales.

-Por tanto, la primera clave ¿ radica en una comunidad de código abierto?

- JR: No es crowdsourcing, pero la co-creación está basada tanto en una comunidad que se ha construido y en una comunidad de código abierto que tiene varios cientos de miles de miembros en 130 países (los reclutó mediante concursos a través de Local Motors). Y 12 de nuestros 25 diseñadores e ingenieros de desarrollo y fabricación contribuyen de forma continua. Esto es todo lo que se activa. Y las regalías que se pagan a los miembros de la comunidad que tuvieron la idea de este diseño y que han trabajado en el mismo y  en la ingeniería, cuando se vende un modelo.

-¿Cómo se seleccionan las ideas y se remuneran?

-JR: No hay un único proceso. Depende de qué tan avanzada esté la idea. Expertos de Local Motors pueden seleccionar un top 10 y someterlos a votación de la comunidad. A veces, sólo vota la comunidad. Otras veces, la empresa toma la decisión final. En un primer momento firmábamos un gran cheque a los participantes. Pero nuestro objetivo ahora es dar un 2% de las ventas al líder del proyecto, y otro 2% para los que colaboran.

-¿Todas las ideas iniciales  provienen de la comunidad?

-JR: No, vienen de cinco fuentes diferentes. De la comunidad, por supuesto, pero también los clientes. Así fue como seleccionamos  nuestro vehículo urbano para Berlín. También podemos comenzar con una idea que alguien ya ha avanzado en términos de diseño o ingeniería. La idea también puede provenir de un producto ya comercializado por otros, pero que queremos mejorar. Por último, puede ser uno de nuestros productos, que se sigue mejorando de forma permanente, después de su lanzamiento. Y ése es realmente nuestro objetivo.

-Su otra especificidad son nuevos procesos de fabricación, altamente concentrados, en micromecanizado y con la impresión cada vez más en 3D. ¿Cómo funciona?

-JR: En nuestra micro-fábrica tenemos líneas de producción tradicionales con 30 trabajadores (de 105 empleados en total). En cuanto a la impresión en 3D, tiene sólo un año y realmente sólo se utiliza a una escala muy pequeña. Pero hoy en día representa una oportunidad real. Y estamos trabajando en la idea del Digital Direct Manufacturing, un proceso de fabricación totalmente digital, desde el diseño hasta la fabricación. Sin intervención humana.

-¿Estamos aún lejos de proceso completo sin intervención humana?

-JR: No, estamos muy cerca. Descargamos los ficheros que parten directamente de la comunidad 'online'. Son mejorados por los miembros del equipo de co-creación en la plataforma de colaboración que hemos desarrollado. Luego se dirige a los procesos de ingeniería de producción y montaje. Es interesante observar que hoy en día es sólo en esta última fase en la que los hombres se involucran directamente.

-¿Cuántas micro-fábricas tiene? ¿Y se construye en Europa?

-JR: Hoy en día sólo tenemos una en Phoenix (Arizona). Pero añadiremos dos este verano ,en Tennessee y Washington. También hemos abierto una oficina en Berlín, porque esperamos construir una en Europa. Hemos estudiado ubicaciones en Alemania y también en el sur de Francia. Desde que Toulouse y Montpellier forman parte de la misma región, es más interesante para nosotros. Nuestro modelo no tiene más que 5-6 millones de clientes locales. Y éste es el caso.

-En enero de 2015 se ha impreso uno de sus modelos 3D en 44 horas antes de su integración con el equipo de la Twizzy de Renault . ¿Cómo se trabaja con el fabricante francés? ¿Va a continuar?

-JR: Su sistema de propulsión encaja perfectamente para complementar el vehículo que hemos impreso. Y así lo hemos demostrado:  podemos construir este coche con ellos. Pero nada más, por ahora. Nosotros no tenemos un equipo común. Pero nos gustaría trabajar con ellos. Si ese fuera el caso,  sería para comprar componentes que ellos fabriquen localmente, pero para nuestra marca. Aun así, los grupos muy grandes rara vez están trabajando con los pequeños.

-¿Cómo se imagina la industria del automóvil del mañana?

-JR: El automóvil ha sido durante mucho tiempo un mercado de masas que permite una economía de escala. Hoy en día, todo es como un vaso que está lleno de grandes piedras. Y acabamos de llenar el espacio restante con agua. Algunas de las rocas irrumpirán; otras se resistirán. No reemplazamos la industria tradicional, hacemos crecer el pastel global. Los vehículos de hoy son producidos por millones y la tecnología sigue siendo la misma. Se tarda alrededor de 7 añosen cambiarla. Nosotros producimos 300 vehículos del modelo, lo que nos permite evolucionar rápidamente su tecnología.

-También trabajó con GE en un experimento que combina FabLab, micro-fábrica y la cadena de producción tradicional. ¿Es una forma de posible transformación de la industria? ¿Incluyendo  el coche?

-JR: Claro. Con los modelos de la comunidad de código abierto, trabajado en un FabLab, hecho en micro-fábrica y luego volviendo a inyectarlos en un circuito de producción clásico como GE para un primer éxito comercial. Uno de los primeros productos FirstBuild, los productos de la marca de la micro-fábrica utilizada por GE, ha entrado en el sistema de crowdfunding en Indiegogo con gran éxito. Paragon es un dispositivo de precisión para la cocción de alimentos al vacío. Y es sobre todo la evidencia de que el método Local Motors / FirstBuild funciona, y con GE como minoritario! Pero, por ahora, los fabricantes de automóviles no son muy receptivos.

-¿Cómo ve la transformación del trabajo, inevitablemente inducida por este procedimiento industrial, con muy pocos trabajadores, empleados internos pero también participantes exteriores de la comunidad de código abierto?

-JR: De hecho, integramos el trabajo con el tiempo libre. Los miembros de nuestra comunidad son apasionados de los coches, y la mayoría de las veces no participan en esta industria. En la comunidad, trabajan en proyectos cuando ellos quieren. Pero para que esto funcione, es esencial que se les mime. Si no los tomamos en cuenta en el proceso, si se les ignora o maltratamos sus ideas, se irán. No hablamos de que las soluciones con ellos;  también hay que hablar sobre los problemas y cómo resolverlos. Nuestra relación con esta mano de obra y de ocio es el compartir. Este método permite beneficiarse de estas personas cualificadas pero fuera de nuestra industria. Las ideas a veces provienen de las fuentes más sorprendentes.

Etiquetado como: Local Motors, coche, automóvil, Jay Rogers