La compra de MakerBot le podría salir muy cara a Stratasys

Jorge Pérez
Martes, 10 Febrero 2015
La compra de MakerBot le podría salir muy cara a Stratasys

La compra de MakerBot por parte de Stratasys a mediados de 2013 parecía presagiar un salto cualitativo para la impresión 3D para uso personal y para ambas compañías que podrían hacerse con un inmenso negocio de rápido crecimiento. Lejos de esa realidad, a MakerBot no para de salirle competencia con multitud de empresas ofreciendo productos similares a menos de la mitad de su precio. Si a esto le sumamos algunos inconvenientes financiero-legales, parece que la operación que se saldó con la compra de MakerBot por 400 millones de dólares no está resultando tan exitosa como parecía.

Hace unos días, anunciábamos como Stratasys sufría un fuerte desplome en bolsa de casi un 30% al anunciar una rebaja en los resultados preliminares del año fiscal 2014, así como un recorte en el valor de MakerBot de unos 100 millones por no cumplir las expectativas de cuota de mercado e ingresos, además de una rebaja en las previsiones para 2015.

Ante esto vimos aparecer la primera demanda 'action class lawsuit', algo así como una demanda colectiva, que presentó una firma legal en virtud de lo anunciado por la empresa y a la que se podrían sumar los afectados, es decir, cualquier inversor que comprara acciones de Stratasys en el periodo del 9 de mayo de 2014 al 2 de febrero de 2015.

Ya sabemos de la 'alegría' con que se presentan demandas en Estados Unidos por todo, y no han tardado en aparecer más firmas a la caza del inversor enojado que se sienta engañado por las previsiones y mensajes positivos del gigante de la impresión 3D respecto a su futuro. De momento hay cuatro más que ya han anunciado su interés por representar a los afectados.

Resumiendo las alegaciones que presentan, en términos casi idénticos, podríamos decir que sostienen que Stratasys cotizó de forma artificialmente alta por las perspectivas positivas que la empresa anunciaba, principalmente por la compra de MakerBot, lo que permitió a Stratasys completar dos ofertas de acciones por un importe de 230 millones de dólares.

La firma Pomerantz Law Firm incide mucho en el caso MakerBot y recuerda todas las alabanzas que la empresa hacía de sus productos y servicios, como un 79% de incremento en los ingresos anunciado en mayo de 2014 sobre el primer trimestre de ese año. Además, añade la firma que Stratasys aumentó su previsión de ingresos hasta los 770 millones por el comportamiento de MakerBot.

El pasado 2 de febrero, Stratasys anunció una rebaja en los ingresos preliminares para 2014 respecto de lo previsto, en gran parte por una depreciación del valor de MakerBot de unos 100 millones debido a una ralentización en su expansión con problemas para el desarrollo y comercialización de sus nuevos productos.

Ante esto, las firmas han presentado la demanda con la intención de que se sumen aquellos inversores que se sientan dañados en cuanto a lo dispuesto en la ley de la bolsa de valores de 1934 puedan solicitar una compensación de los daños.

En caso de prosperar y recibir una sentencia favorable para los demandantes, Stratasys tendría que hacer frente a las compensaciones que establezca el tribuna. Aún no hay datos de a cuanto podría ascender la compensación, pues todavía no se sabe el número de afectados que podrían presentarse y qué cantidad de acciones adquirieron.

Etiquetado como: Makerbot, Stratasys, demanda
Aplicación: Tecnología