Los 'piratas' de la impresión 3D se alzan con un botín de 2 millones de dólares

Redacción
Lunes, 09 Febrero 2015
Los 'piratas' de la impresión 3D se alzan con un botín de 2 millones de dólares

Pirate3D, la empresa con sede en Singapur dedicada a la fabricación de impresoras 3D low-cost, se ha hecho con 2 millones de dólares en una ronda de financiación privada.

Los inversores provenientes de Singapur y Alemania estuvieron liderados por la firma Low Capital Management que aportó un 25% del total. Además, ya planea abrir otra ronda para captar entre 3 a 5 millones de dólares más durante este año.

La empresa que consiguió 1,44 millones de dólares en 2013, en una campaña de crowdfunding para su 'Buccaneer', ha estado desde entonces salpicada de reclamaciones, quejas y malas críticas debido a continuos cambios en la producción de sus máquinas, mala calidad, cambios de última hora en las condiciones e incluso en los precios, multitud de solicitudes de reembolso -que siguen pendientes a día de hoy- y un sin fin de obstáculos que hacía presagiar el hundimiento de la nave.

A pesar de ello, la compañia siguió adelante como pudo, para atender los pedidos que no se habían retirado y tratar de mantenerse a flote. El propio CEO de la empresa, Roger Chang, reconoce que pasar de un prototipo a una fabricación en serie manteniento la calidad y un correcto funcionamiento ha sido un gran reto tecnológico. "Cometimos errores, pero en general fue todo bien. La nueva ronda de financiación está casi completa y estamos aumentando la capacidad de producción y preparándonos para la venta a través de tiendas", declaró a Tech In Asia.

Los fondos recibidos permitirán a la empresa en primer lugar, atender los todavía pendiente pedidos de la campaña de crowdfunding y ayudar en la expansión de la empresa a otros mercados, incluyendo Oriente Medio y África y conseguir canales de distribución.

La empresa ya planea añadir nuevos productos y un modelo más grande de su Buccaneer para usuarios profesionales como pueden ser arquitctos o diseñadores. Y es que la gran cantidad de startups que se crearon con la intención de ofrecer productos para uso doméstico se están dando cuenta de la realidad del mercado de la impresión 3D, que pasa por los ususarios profesionales principalmente. Su próximo modelo estaría en torno a los 5000 dólares.

Pirate3D es un ejemplo de esto último, la Buccaneer que empezó siendo una impresora 3D de bajo coste -400 dólares- ha acabado siendo una máquina de 1000 dólares con un volumen de impresión bastante reducido de sólo 136x100x146 mm y ni siquiera ofrece base de fabricación calefactable. Con estas características, hay decenas de máquinas por la mitad de precio que ofrecen mejores prestaciones.

Etiquetado como: Pirate3D, Buccaneer
Aplicación: Tecnología